•  |
  •  |
  • END

JINOTEGA

Un tribunal de jurados compuesto por cinco jóvenes jinoteganos declaró al productor Julio César Altamirano, de 52 años, culpable de asesinato, por el hecho sangriento ocurrido la noche del primero de diciembre de 2008, en perjuicio de Lener Ulises Olivas, de 19 años, en su casa, situada en la comunidad Las Vegas, municipio de San Sebastián de Yalí, departamento de Jinotega.

Los miembros del tribunal votaron por unanimidad en contra del acusado por haber atacado con un revólver por la espalda, de manera súbita e inesperada a la víctima, a tal punto que no pudo reaccionar, es decir que acabó con su vida con alevosía, por lo que el delito pasó de homicidio, como consideraba la fiscal del Ministerio Público, a asesinato, en consonancia con la acusación particular a cargo del doctor Marcos Zamora, y no como alegó el abogado defensor que estableció la hipótesis de legítima defensa.

El veredicto de culpabilidad por asesinato fue hecho a las 7 y 45 minutos de la noche, ante la presencia del juez de juicio, Roger Morales, y ante la vista de decenas de familiares de las partes.

Por unanimidad también se consideró probado que el acusado es culpable de portación ilegal de arma de fuego, no así del delito de amenazas de muerte en contra de la señora Lorena Olivas, madre de la víctima, a quien presuntamente el procesado, después de haber disparado contra Lener Ulises Altamirano, amenazó de muerte con la misma arma.

El juicio oral y público ha quedado para sentencia, por lo que familiares de la víctima esperan la pena máxima, no así familiares de Julio César Altamirano por lo que pedirán al juez reconsidere esta posición, debido a que el ahora condenado es un productor de la zona que goza de una reconocida conducta y aprecio entre los habitantes de la comunidad Las Vegas, y por no poseer antecedentes penales.