•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Erick Álvarez Sánchez y su primo Milton Javier Sánchez llegaron libres este martes al Complejo Judicial Central de Managua, para conocer de la acusación que por asesinato agravado les formula la Fiscalía, pero al final  de la  audiencia inicial salieron presos.

Ahora los primos Sánchez le hacen compañía en la cárcel a su pariente Wilfredo Silva Sánchez a quien el Ministerio Público también le imputa el delito de asesinato agravado en perjuicio de José Mauricio Díaz Méndez.

Por este crimen que aconteció la madrugada del 15 de junio del 2018 en una calle del barrio Los Martínez cercano a la costa del Lago Xolotlán, la Fiscalía también acusa a Néstor Martínez Sánchez y Adán González Luna.

En la audiencia inicial con características de preliminar el abogado Noel Salazar, defensor de los primos Milton Javier Sánchez y Wilfredo Silva Sánchez pidió a la jueza Karen Chavarría que les diera una medida distinta a la prisión preventiva alegando que ellos se presentaron de manera voluntaria a enfrentar el proceso.

"Mis representados se han presentado ante su autoridad de manera voluntaria para enfrentar el proceso", señaló el abogado defensor, Noel Salazar.

Sin embargo, la judicial desestimó este alegato y les dictó prisión preventiva. "por tratarse de hechos graves y porque los acusados podrían obstaculizar la averiguación de la verdad es que debo imponer la prisión preventiva ", explicó la judicial, quien también les fijó como fecha probable de juicio a los tres acusados el próximo 4 de julio.

Melania del Carmen Méndez, madre de la víctima aseguró ante la judicial haber escuchado a los acusados la madrugada del 15 de junio del 2018 platicar entre ellos que habían quitado la vida a una persona sin saber que era su hijo, José Díaz Méndez.

Con la voz por momentos entre cortada, Melanina Méndez expresó que ella todos los sábados cuidaba de que no le hicieran daño los acusados con quien tenía rencillas personales porque a uno de ellos le empeñó una gorra y aparentemente no le pagó el dinero que le prestaron por la misma .

José Díaz Méndez, murió de manera inmediata a consecuencia de un trauma craneoencefálico severo como consecuencia de los tubazos que recibió en la cabeza la madrugada del 15 de junio del 2018,  según el dictamen médico legal que respalda la acusación del Ministerio Público.

Al momento de ser ultimado la víctima estaba en total estado de indefensión y sus agresores lo habían tirado al suelo a punta de golpes y puntapiés, refiere la acusación fiscal.