•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las autoridades de Honduras informaron este miércoles de la detención de un guatemalteco con 184.000 dólares en efectivo sin declarar y ocultos en la cabeza del camión que conducía.

El guatemalteco, identificado como Carlos Silvestre Castellanos, fue detenido la noche de este martes en el sector de Pavana, en el departamento de Choluteca, fronterizo con Nicaragua, por agentes de la Policía hondureña, afirmó a periodistas el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Jair Meza.

Castellanos se trasladaba en un camión que fue requerido por agentes de la Policía hondureña para una revisión de rutina en Pavana, señaló. La Policía hondureña indicó en un comunicado que el dinero estaba distribuido en nueve paquetes y fue detectado mediante equipo de rayos X en un compartimento secreto en el cabezal del camión que conducía el guatemalteco.

El camión, de matrícula guatemalteca, venía "procedente de Guatemala con destino final hacia Nicaragua", según las autoridades hondureñas. Castellanos se encuentra bajo custodia de las autoridades, ya que no pudo explicar la procedencia del dinero, por lo que deberá responder ante las autoridades hondureñas, según el informe policial.

El hombre podría ser acusado por las autoridades de Honduras por el delito de lavado de activos, de no poder demostrar la legalidad del dinero. El delito de lavado de activos es castigado en Honduras con una pena de entre 15 y 20 años de cárcel, según el Código Penal.

Policía de Honduras incauta dólares / Imagen referencial / Archivo El portavoz de la Secretaría de Seguridad de Honduras dijo que las autoridades han emprendido una investigación en el sur del país debido al incremento en el tráfico de drogas y dinero en la zona. Meza indicó que la institución ha solicitado a autoridades de Guatemala información sobre el detenido. Las leyes hondureñas permiten hasta 10.000 dólares como monto máximo de dinero que puede llevar una persona sin declarar, siempre y cuando justifique el origen de ese dinero.

El Triángulo Norte en Centroamérica -formado por El Salvador, Guatemala y Honduras- es una de las zonas más mortíferas del mundo y en las que las pandillas intervienen en el narcotráfico, tráfico y trata de personas y extorsiones trasnacionales.