Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Doble condena para homicida de alto militar
Aunque las dos penas que el juez Cuarto Penal de Juicios de Managua, Jaime Alfonso Solís, le impuso a Bernardo José Leiva García, de 18 años, suman 18 años de prisión, en la práctica sólo cumplirá una, la más larga, porque son de cumplimiento simultáneo y no una tras otra.

Leiva fue sentenciado a cinco años y medio de cárcel por el robo con intimidación de un teléfono celular propiedad de Jorlin García, y a 12 años y medio de prisión por haber matado a tiros al teniente coronel del Ejército, Juan Carlos Vallejos.

Por el mismo crimen, Luis Ismael Gutiérrez Sampson fue remitido ayer ante un juez de menores, porque supuestamente nació el primero de agosto de 1991 y a la fecha tiene menos de 18 años, sin embargo el acusador particular, Agenor Dolmuz, adelantó que incidentará de nulidad la declaratoria de incompetencia que hizo el juez suplente Cuarto de Audiencias, Vicente Rodríguez, porque el acusado es mayor de edad.

Para demostrarlo presentó el dictamen médico legal que el forense Silvio Mora envió al Juzgado Tercero Penal de Audiencias, donde el supuesto menor tiene una causa pendiente por robo. El documento revela que Gutiérrez tiene “una edad biológica compatible con (un) mayor de 18 años”.

Hay un tercer acusado por el robo del que fue víctima Jorling García y su novio, pero el juicio para este sospechoso será el primero de julio. Agenor Dolmuz apuntó que ampliará la acusación para que el sospechoso también sea enjuiciado por el homicidio.

El teniente coronel murió de un disparo defendiendo a la pareja que estaba siendo asaltada por los tres acusados.

De policía a acusado

Un giro de 360 grados dio la vida de Eduardo José Soza Rivas, porque antes era policía de control de detenidos en la Estación Cinco, pero ahora es un acusado por robo con intimidación y lesiones. Sus denunciantes son Gustavo Otero Somarriba e Ivania Bojorge, quienes el 16 de marzo de este año viajaban en una camioneta sobre el kilómetro 27 de Carretera Sur. Supuestamente el acusado le hizo parada al conductor en un retén policial, solicitó los documentos del vehículo y de la pistola que legalmente portaba la víctima, luego le dijo que los acompañara a la Estación Cinco, pero en el camino Otero se dio cuenta de que era un atraco y trató de huir, pero aparentemente el señalado lo intimidó con un arma y luego junto a dos desconocidos lo golpeó para luego dejarlo tirado en el kilómetro 21 de la misma Carretera Sur. Sin embargo, supuestamente Otero y compañía se llevaron consigo la camioneta, una cartera de varón y ropa. El acusado rebatió la acusación diciendo que tiene seis años de ser policía y el arma que él portaba es de la Policía, institución que según el abogado Manuel Urbina Lara “conspiró” contra uno de sus miembros porque si la víctima supuestamente reconoció a Soza desde el día de los hechos, por qué lo capturaron hasta el 20 de mayo, si lo tenían en la Estación Cinco. El policía, quien no sabe quién podría estar detrás de la conspiración, se encuentra en la Galería Dos de la Cárcel Modelo, donde hay siete policías más esperando juicio o cumplir su pena.

Desvirtúan “locura” de supuesto asesino

Con la hoja de vida de Norberth Eugenio Linarte Sevilla, de 29 años, donde se consigna los tres lugares donde laboró como chef en los últimos meses, la Fiscalía desvirtuó la tesis de que supuestamente padece de trastornos mentales y que por eso asesinó a un policía, dejándole caer una piedra en la cabeza y rostro. Además, la fiscal Silvia Sánchez presentó tres testigos, entre ellos un uniformado que es primo del acusado, quienes dirán en juicio oral y público que el reo no se entregó a la justicia, sino que fue la Policía la que lo tuvo que ir a capturar a su casa en Ciudad Sandino. A Linarte, el juez Séptimo Penal de Audiencias de Managua, Abelardo Alvir, le reconfirmó la prisión por la supuesta autoría del asesinato del policía José Luis Hernández, de 28 años. El sospechoso ha alegado que actuó en defensa propia en medio de una riña, pero la Fiscalía tiene un testigo que vio cuando el imputado aparentemente mató al uniformado y luego le robó.