•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El abogado de Rommel Jiménez Ponce, a quien condenaron por el asesinato de la niña de 12 años Yésbeling María Espinosa Calero, en Pueblo Nuevo Estelí, solicitó que a su defendido se le reduzca la condena.  

Jiménez Ponce, quien antes fue encontrado culpable por asesinar en complicidad con su sobrino, a la niña Yésbeling María Espinosa Calero, bajo la figura de femicidio en conexidad con asesinato, fue condenado a la pena máxima de 30 años de cárcel en agosto de 2018, sin embargo su abogado Néstor Enrique González, considera que en el caso “hizo falta objetividad”.

En agosto el abogado defensor señaló luego de conocer la sentencia a Jiménez Ponce que apelaría la decisión del caso ante las instancias correspondientes debido a que la juez de distrito penal de violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellano, “valoró pruebas consideradas como ilegales”.

En su momento, el abogado Néstor Enrique González Flores, además de criticar el proceso y considerar que “en el juicio hubo una serie de vacíos”, calificó de desproporcionada la pena y explicó que según su punto de vista, en el juicio “no hubo pruebas contundentes que acreditaran culpabilidad a su defendido”.

Los hechos sucedieron en la comunidad Los Llanos, ubicada a quince kilómetros al sur de la zona urbana del municipio esteliano de Pueblo Nuevo.

Según la versión del Ministerio Público y el abogado acusador privado, el 24 de noviembre de 2017, con la complicidad de una adolescente amiga de los reos, la niña Yésbeling María fue llevada con engaño a un paraje solitario y luego que Jiménez Ponce la violó, le dio un machetazo en la cabeza que la dejó entre la vida y la muerte.

Acto seguido Jiménez Ponce le dijo a Yorbin José García López (su sobrino) que la rematara con un garrote y posteriormente ataron con un alambre de púas el cuerpo de la víctima a una piedra de 92 libras de peso y lo lanzaron a un pozo en construcción con el afán de que todo quedara en la impunidad.

El 20 de febrero de 2018 el cuerpo de la niña fue encontrado en el pozo mencionado. 

Cuando Yorbin José García López fue capturado por las autoridades policiales admitió ante los medios de comunicación que había participado en el frío crimen contra la niña.

Mientras que Rommel José Jiménez Ponce, alias El Zopilote, luego de publicar un video por las redes sociales, aduciendo que se presentaría ante las autoridades, se entregó a la Policía Nacional la tarde del domingo 11 marzo por intermediación de su propia madre, Elsa Jiménez.