•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Ricardo Quiñonez Peña, uno de los dos hombres que murió en un intercambio de disparos durante una persecución policial en Managua, la noche del 27 de abril,  utilizó una pistola de la Policía Nacional, dio a conocer hoy la Fiscalía al presentar una acusación.

La Fiscalía presentó ante el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua una acusación contra Marlon Molina  Bermúdez y Pedro Rodríguez Mendoza, sobrevivientes de la balacera.

“Al llegar al costado sur del parque del barrio San Luis, Ricardo Quiñonez Peña (Q.E.P.D) abrió la puerta trasera derecha (del carro), manteniendo abierta la puerta con la mano derecha y con un arma de fuego, tipo  pistola sin (número) de serie visible, con emblema de la Policía Nacional, que portaba ilegalmente en su mano izquierda, realizó varios disparos hacia la patrulla  policial “, dice la acusación.

La Fiscalía imputa a Marlon Molina y Pedro Rodríguez los delitos de portación ilegal de armas, obstrucción de servicios públicos y dos veces el ilícito de homicidio frustrado, aunque no se explica  cómo es que la pistola con el emblema policial estaba en poder del presunto delincuente que murió en la balacera.

Además, se le atribuye a Marlon Molina y Pedro Rodríguez el delito de homicidio frustrado en perjuicio de cuatro policías e igual ilícito en detrimento de dos vigilantes y una vendedora ambulante del Mercado Oriental, a quien atropellaron cuando huían.

Persecución de Película

En la persecución, que inició de la rotonda de Bello Horizonte una cuadra al oeste, y que se extendió hasta el mercado Oriental, hubo tres momentos en que los cuatro hombres que se transportaban en el vehículo color rojo, placas M241952, intercambiaron disparos con los patrulleros que le perseguían, según la acusación fiscal.

Todo comenzó a la 8:30 minutos de la noche, del sábado 27 de abril del año en curso. El número de teléfono 118, de la Policía Nacional, recibió una llamada en la cual denunciaban que varios sujetos en un vehículo color rojo estaba robando en el sector de Bello Horizonte.

Diez minutos más tarde los miembros de una patrulla, integrada por cuatro agentes, se ubica de la rotonda de Bello Horizonte una cuadra al oeste y estando en ese lugar uno de ellos escucha a través del radio comunicador que cerca donde estaba ellos varios sujetos andaban robando en un vehículo, con las características antes mencionadas.

El féretro de Heldrick Amaya, quien según su pareja, portaba 100 mil córdobas al momento de morir en un tiroteo. Archivo/END

Fue a eso de la nueve de la noche que frente a los patrulleros, en dirección de este a oeste, aparece el automóvil antes referido y cuando los policías José Jarquín y Norlan Romero hacen una señal de alto, el supuesto delincuente Pedro Rodríguez “en un abierto desprecio por la vida y a la autoridad policial aceleró bruscamente el vehículo para impactar a los oficiales”, según la  Fiscalía.

Tres tiroteos  

Acto seguido, los ocupantes del vehículo se enrumbaron en dirección oeste, llegando a la esquina de los semáforos del antiguo cine Colonial,  donde giraron hacía el norte avanzado cinco  cuadras  para después tomar en dirección oeste, hasta llegar a la intersección del puente Larreynaga.

Estando en la intersección antes mencionada, desde el vehículo en marcha Ricardo Quiñonez dispara varias veces contra la patrulla, y uno de sus agentes respondió al fuego haciendo dos detonaciones con un fusil AK 47.

Después del primer intercambio de disparos siguió la persecución policial en dirección de este a oeste, hasta llegar al costado sur del parque del barrio San Luis, donde Ricardo Quiñonez protagoniza otra balacera.

Luego de la balacera, la Policía llanó la casa de Heldrick Amaya. Archivo/END

Posteriormente, los acusados siguieron su rumbo en dirección oeste avanzado una cuadra y después  giraron al sur, para salir a la pista Larreynaga, y estando a cien metros al oeste de los semáforos de la Colonia Tenderí protagonizaron otro tiroteo con la Policía.

Esta  vez quienes  dispararon desde el vehículo en marcha contra los ocupantes de la patrulla policial fueron Marlon Molina y Heldrich Amaya (uno de los dos fallecidos), según la acusación fiscal.

La viuda de Amaya sostiene que el hombre llevaba CS$100 mil al momento que lo mataron.

Las autoridades no establecen en cuál de los tres intercambios de disparos es que perecieron Pedro Quiñonez  y Heldrich Amaya.

Atropellan y huyen

Después del tercer tiroteo, Pedro Rodríguez, quien era el conductor del vehículo, siguió en dirección oeste, hasta llegar de la esquina donde fue la Casa de los Encajes, en el mercado Oriental, donde arrolló a los vigilantes nocturnos José Gutiérrez  Rojas y Medardo Jirón Jarquín, y a la vendedora ambulante, Erlinda Gómez.

Acto seguido, Pedro Rodríguez y Marlon Molina descendieron del vehículo y se adentraron en el mercado Oriental, siendo capturados una hora más tarde.

En el caso de Rodríguez, lo apresaron cuando viajaba como pasajero en un taxi.

Por los hechos antes mencionados el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Henry Morales, dictó prisión preventiva a Pedro Rodríguez y Marlon Molina, programándoles audiencia inicial para el próximo 23 de mayo, a la nueve de la mañana.