•  |
  •  |
  • END

“Lo mató por puro gusto, él conocía a mi nieto, sabía que iba a visitar a su novia, pero me lo mató sin motivo alguno”, dijo entre sollozos doña Daría López, abuela y madre de crianza de Edgard Francisco López López, de 18 años, muerto la tarde del martes de un escopetazo en el pecho, realizado por uno de los vigilantes de la colonia “Santa Eduviges”, ubicada en el municipio de Ciudad Sandino.

Edgard se movilizaba en la motocicleta Pioner, negra, placa M 07497, cuando recibió el escopetazo.

El supuesto autor del homicidio fue identificado como Mario Antonio Silva González, de 45 años, quien declaró en la Policía que sólo quería “asustar” al muchacho.

El comisionado mayor César Díaz, jefe de la Primera Delegación de Policía, informó que la versión que tienen ellos del crimen es que hubo una discusión entre víctima y victimario.

“El detenido declaró que en varias ocasiones la víctima lo pasó hostigando, que no era la primera vez que intentaba echarle la moto encima y otros vigilantes. La distancia del escopetazo fue de aproximadamente un metro y medio. En el cuerpo se encontraron nueve perdigones”, expresó el comisionado mayor Díaz.

La abuela del muchacho rebatió tal versión diciendo que su nieto era un buen muchacho, que no molestaba a nadie y le ayudaba en la distribuidora de alimentos que tiene en el barrio “Marta Quezada”.

Doña Daría pidió que se haga justicia porque “no se le puede quitar la vida a las personas así por así”

“Confío en Dios que además de darnos fuerzas para sobrellevar este terrible golpe, se haga justicia”, concluyó la dama.