•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Contra la pared quedaron este miércoles dos motociclistas acusados de robar la noche del 10 de abril un teléfono celular a un niño con autismo, cuando el menor estaba en la puerta de  su casa con su mamá.

Esto porque la Fiscalía presentó este miércoles  una ampliación de pruebas contra Juan Sandino Martínez y Yelkin Enrique Bello García, a quienes la Fiscalía acusó en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua por robo agravado.

Entre las nuevas pruebas que presentó la Fiscalía está un peritaje hecho en el Laboratorio de Ciencias Forense de la Policía Nacional, cuyo resultado revela que el revólver calibre 38 utilizado por los asaltantes para perpetrar el robo tenía residuos de pólvora en el cañón.

“La  existencia de productos nitrados (pólvora) en el cañón del revolver confirma que el arma utilizada en el robo había sido utilizada recientemente”, explicó la representante del Ministerio Público al exponer el escrito de ampliación de pruebas.  

El mismo peritaje ofrecido como prueba por la Fiscalía y al cual no se opusieron las abogadas defensoras, revela que en las manos de los acusados no se encontraron residuos de pólvora lo que no necesariamente significa que no hayan sido ellos quienes perpetraron el robo, según la Fiscalía.

Para demostrar que Yelkin Bello, uno de los dos acusados es un sujeto de alta peligrosidad, la Fiscalía mostró los antecedentes policiales de este, donde se señala que el seis de noviembre del 2015 ingresó a la Cárcel Modelo de Tipitapa  por el delito de robo con violencia.

 L a Fiscalía  les atribuye a Yelkin García y Juan Sandino el ilícito de robo agravado en calidad de coautores y en el caso de este último también deberá responder por el delito portación indebida de armas.

A como ha sucedido en otros casos, los acusados se movilizaban en una motocicleta y pasaron primeramente por la casa de la víctima y una vez que lograron establecer su blanco retornaron al sitio para cometer el robo.

Como parte de la estrategia para la ejecución del robo, los acusados simularon ponerse a orinar a la orilla de un muro ubicado en el costado oeste de la casa donde estaba el niño con su mamá, se explica en el escrito acusatorio.

Acto seguido los acusados se dirigieron hacia donde estaba la víctima exigiendo a la mamá del niño la entrega  inmediata del celular valorado en 1,000 dólares, según la acusación.

Mientras Enrique García encañonaba con el revólver calibre 38 a Rosa Hernández, mamá del niño, Juan Sandino se mantenía en actitud  vigilante para que nadie pudiera auxiliar al niño y su madre, refirieron los testigos.

La fecha del juicio para los acusados de robar al niño con autismo será programado por el juez sentenciador.