•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juez de Managua condena a José Gabriel Hernández López a 30 años de prisión tras ser declarado culpable del delito de parricidio en perjuicio de su hermano José Misael Hernández López. 

"La prueba presentada en juicio concatena con lo dicho por los testigos presenciales a la oficial de la policía, Damisela López y los actos de investigación hechos por ella  concuerdan con los hechos acusados", así lo explicó el juez Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, Alfredo Silva Chamorro.

En el juicio, la Fiscalía incorporó como pruebas un dictamen médico legal donde se indica que fueron 37 y no 26 las heridas que José Gabriel Hernández López  propinó a su hermano José Misael Hernández. 

"De las 37 heridas 24 fueron mortales", según los resultados de la autopsia hecha por el médico forense, Óscar Bravo. 

La víctima recibió 24 heridas mortales en el tórax, cuello y el rostro, explicó el escrito forense.

José Gabriel Hernández López inculpado por parricidio. Ernesto García / END

La primera de las 37 heridas fue letal porque fue en la parte izquierda del cuello que cortó la yugular,  refiere el judicial en el fallo de culpabilidad. 

En el juicio,  la Fiscalía no contó con los testimonios de los testigos presenciales porque los mismos no acudieron a las citatorias hechas por el juez.

Para el abogado defensor, Ramón Argeñal, la inexistencia de los testimonios de los testigos presenciales "no le permitieron a la Fiscalía destruir la presunción de inocencia de su representado".

Sin embargo, el judicial desestimó este argumento expresado que el principio de libertad probatoria le permite a la parte acusadora presentar la teoría acusatoria con cualquier medio de prueba.

Una vez conocido el fallo de culpabilidad el representante del Ministerio Público pidió que José Gabriel Hernández López sea castigado con la pena máxima de 30 años de prisión. 

Imagen referencial. Archivo/END

El abogado defensor del parricida pidió la pena mínima de 15 años de privación de libertad. 

Argeñal también pidió que José Gabriel Hernández sea trasladado al penal de Chinandega porque sus progenitores son de escasos recursos económicos y no podrán hacer visitas si se traslada al penal de Tipitapa.

La mamá y el papá de víctima se presentaron con los rostros entristecidos al escuchar con atención el fallo de culpabilidad que recayó sobre uno de sus hijos.

Una vez concluida la audiencia del debate de la pena el juez Alfredo Silva Chamorro anunció que la sentencia condenatoria será leída el próximo 5 de enero a las nueve de la mañana.