• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tres testigos señalaron que Álvaro Torres y Juan Gabriel Martínez Obregón fueron los autores del asesinato de Víctor Canda Gutiérrez, uno de los dueños del bar “Los Tocayos”, que murió el 15 de octubre de 2018.

Víctor Fuentes Flores, (socio de Víctor Canda Gutiérrez), Luis Salazar Pravia y María Sosa Sequeira son los testigos que detallaron ante el juez Carlos Silva Pedroza lo que sucedió entre las 6 y 20 de la tarde del 15 de octubre del 2018 y la siete de la noche de ese mismo día en el local del referido negocio.

El primero en brindar su testimonio fue Víctor Fuentes Torres, quien reveló ante la autoridad judicial que su amigo y socio, Víctor Canda, quien en esa fecha (15 de octubre) tenía el día libre, comenzó a sospechar de los acusados desde el momento en que estos llegaron al bar y se sentaron en la mesa número uno del negocio.

Esta es la gorra con la que se cubría el rostro Álvaro Torres. Ernesto García/END“Un muchacho llegó a la cocina donde yo estaba comiendo a decime que nos estaban asaltando entonces yo tomé una botella y salí a ver que pasaba encontrado en el sueño a mi amigo y socio ya muerto; entonces le tiré un botellazo al sujeto que no tenía armas, pero el que andaba pistola me disparó tres veces”, relató Víctor Fuentes.

El socio del bar “Los Tocayos” también dijo que a como pudo logró salir del local del negocio y aboró un taxi que lo condujo al hospital Alemán Nicaragüense donde fue curado por los médicos de la herida de bala que llevaba en la espalda.

Seguidamente declaró Luis Salazar Pravia, a quien los asaltantes le hicieron una herida en la cabeza al golpearlo con la cacha de la pistola.

Bar “Los Tocayos”, en Bello Horizonte. Archivo/END

El testigo aseguró haber visto el momento en que Álvaro Torres le disparó a la cabeza de Víctor Canda cuando se resistió a entregarle el dinero que había en la caja del negocio.

Reconocido por tatuaje

Al referirse al acusado Juan Gabriel Martínez, Luis Salazar confirmó que lo reconoció en la Policía por un tatuaje que le tiene a los largo del brazo y antebrazo derecho; porque se lo observó cuando se acercó a la roconola a simular que ponía música.

“Cuando estaba haciendo reconocimiento de reos le dije al Policía que le quitara el suéter y que le iba encontrar un tatuaje y efectivamente así lo comprobó”, subrayó a Luis Salazar quien también aparece como víctima.

La tercera testigo en brindar su testimonio fue María Sosa Sequeira quien le hicieron una herida en la cabeza cuando se negó a entregar su teléfono celular y quien también presenció el momento en que Álvaro Torres le disparó a la cabeza de Víctor Canda.

Lugar donde se realizaban las investigaciones del asesinato de Víctor Candas. Archivo / ENDMaría Sosa señaló que la tarde del robo Álvaro Torres llegó al bar Los Tocayos cubriéndose el rostro con una gorra color blanco y que tiene una letra “A” misma que fue presentada en el juicio.

El abogado Héctor Cárdena, defensor de Álvaro Torres, restó importancia a los relatos incriminatorios de los tres testigos presenciales expresando “esos relatos fueron dirigidos porque los tres testigos dijeron los mismo”.

El juicio continuará el próximo 29 de mayo, fue suspendido este lunes a petición del Ministerio Público por falta de testigos.

La Fiscalía le atribuye a Álvaro Torres los delitos de asesinato, asesinato frustrado, robo agravado, lesiones graves y portación ilegal de armas; mientras a su amigo Juan Gabriel Martínez únicamente el ilícito de robo agravado.