• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Todo hace indicar que la osamenta encontrada este jueves en el sumidero de una propiedad en el barrio La Primavera, en Managua, corresponde a la menor Diana Raquel Gutiérrez, quien desapareció en mayo del año pasado.

Esta mañana familiares de la jovencita desaparecida confiaron a El Nuevo Diario que hay un 90 % de probabilidad de que los restos extraídos pertenezcan a su pariente.

El indicio que les hace creer esto es que las autoridades encontraron en el sumidero un par de chinelas, color celeste, como las que usaba la niña el día de su desaparición.

Encontraron también parte de su vestimenta y hasta un machete corto (arma) con el cual la habrían degollado antes de ocultar su cuerpo en un excusado.

Las autoridades tienen en calidad de investigado a Víctor Moisés Ortiz Morales, de 19 años.

“El día que la niña se perdió, su mamá, Ivette (Gutiérrez), le compuso sus chinelas celestes que usaba. Y esas chinelas las encontraron en ese lugar”, dijo Nora Gutiérrez, abuela de la presunta víctima.

Explicó que este viernes la Policía Nacional, en una patrulla, trasladó a su hija Ivette Gutiérrez al Instituto de Medicina Legal, donde le practicaron una prueba de ADN para confirmar si efectivamente los restos corresponden a su nieta.

Una línea de tiempo sobre la desaparición de Diana Raquel Gutiérrez. Archivo/END

La fecha de cuándo podrían estar listos los resultados de esa prueba los desconoce Nora Gutiérrez, pero adelantó que de resultar positivo, los funerales de su nieta los efectuarían en el barrio La Primavera.

“A mi niña la velaremos en la casa, lo que te puedo decir es que cada vez que yo pasada por ese callejón sentía una sensación en el pecho, yo le decía a la gente que mi niña estaba por aquí, porque ella nunca se iba largo, y ya ves dónde estaba”, explicó Gutiérrez.

Este sábado Diana Raquel Gutiérrez cumpliría un año de desaparecida.

Ella salió de su casa materna y se dirigía a la vivienda de su abuela, en la parte sur de ese vecindario. El trayecto que realizaría es de aproximadamente 11 calles, poco menos de un kilómetro.

Este jueves un equipo de la Policía Nacional se presentó a la vivienda donde habita el investigado, Víctor Moisés Ortiz Morales, de 19 años.

Los oficiales iban a confirmar el supuesto deceso de un anciano que también habita en el inmueble.

Al percatarse del hedor que salía del sumidero, rebalsado por la lluvia de la noche anterior, excavaron y encontraron una prenda de vestir.

Informaron a la Unidad de Búsqueda y Rescate de la Cruz Roja y estos al extraer tierra con heces, encontraron la osamenta.

Un detective de la estación seis de la Policía contactó vía telefónica a la mamá de la niña, Diana Raquel Gutiérrez, para notificarle el hallazgo del cadáver.