• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El descubrimiento de la ropa y las chinelas que usaba la niña Diana Raquel Gutiérrez el día que desapareció, golpeó el corazón de Iveth Hernández, quien aún guardaba las esperanzas de encontrar a la pequeña, que había desaparecido hace un año, para celebrar con ella el Día de las Madres.

El jueves la policía encontró la osamenta en un sumidero en el barrio La Primavera, a pocas cuadras de su casa, y de inmediato sospecharon que se trataba de los restos de Gutiérrez.

“Me la enseñaron, allí estaban las chinelas y la ropita de mi niña. Ella usaba calzoncito, short azul, una camiseta y las chinelas celestes”, explicó Hernández.

No está claro aún cómo las autoridades dieron con la osamenta, pero se conoció que la policía habría llegado porque la población reportó al número 118 que un anciano había fallecido en la vivienda.

La noche anterior al hallazgo, llovió fuerte y a raíz de esto, en la zona se experimentó un fuerte olor.

Al llegar oficiales al sitio y percibir el olor, llamaron la Unidad de Búsqueda y Rescate de la Cruz Roja, quienes extrajeron la osamenta a poco más de un metro de profundidad.

Tras el hallazgo, un oficial contactó a Hernández vía telefónica y le pidió que llegara al sitio, ubicado a unas 10 cuadras de su vivienda.

Este viernes, a primera hora, oficiales de la Estación VI de Policía trasladaron a Hernández al Instituto de Medicina Legal (IML) para efectuarle una prueba de ADN y así confirmar si efectivamente los restos extraídos corresponden a los de la niña

ESPERANZAS SE PIERDEN

Pero Hernández asegura que los restos son de su hija, por la ropa y porque lo siente en su corazón.

“Estoy desesperada, hasta ayer (jueves) supe que mi hija estaba muerta, yo esperaba tenerla el 30 de mayo, pero ahora no puedo tener a mi niña”, expresó entre lágrimas la mujer, al tiempo que señalaba que desconoce cuándo estarán listos los resultados de las pruebas.

La familia de Diana Raquel hizo un altar para ella en su casa. ÓSCAR SÁNCHEZ

Hernández mostró el pinchazo que le quedó en el pulgar de su mano derecha del que le extrajeron la muestra de sangre en el IML.

Nora Gutiérrez, abuela de la presunta víctima, dijo que el hallazgo ha sido un fuerte golpe porque jamás imaginaron que estaría muerta, aunque reconoció que en su ser, sentía la sensación de que estaba muy cerca.

“No me han explicado (Policía) cómo se enteraron (del hallazgo), no tuve tiempo ni cabeza para preguntarles, quizás el lunes que me sienta mejor pregunto… Esto es duro, por una parte le doy gracias a Dios porque ya sé dónde está mi niña, pero por otra mal, porque no debieron haberle hecho eso a la niña”, manifestó la abuela.

Los vecinos llegaron a apoyar a la familia de Diana Raquel. ÓSCAR SÁNCHEZ

A la fecha las autoridades tienen en calidad de investigado a Víctor Moisés Ortiz Morales, de 19 años. Este joven fue capturado el jueves en la propiedad donde ocurrió el hallazgo.

La abuela materna de la presunta víctima aseguró que en el sumidero fue encontrado un machete pequeño, con el que supuestamente habrían degollado a la menor.

Las autoridades continúan sin pronunciarse oficialmente sobre este hecho.

Iveth Hernández no puede contener las lágrimas al hablar de su hija. ÓSCAR SÁNCHEZEste sábado Diana Raquel Gutiérrez cumpliría un año de desaparecida. Ella salió de su casa materna y se dirigía a la vivienda de su abuela, en la parte sur de ese vecindario.

El trayecto que realizaría es de aproximadamente 11 calles, poco menos de un kilómetro.

De acuerdo con los familiares, el día que la niña desapareció, recorrieron el barrio completo durante varias horas en busca de la pequeña, sin éxito.

También visitaron centros de asistencia médica y horas después, la familia de la menor interpuso la denuncia en el Distrito VI de la Policía Nacional.