• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una joven madre de 25 años vivió el susto de su vida, la noche del pasado 21 de mayo, en una calle del barrio Milagro de Dios, en Managua, cuando se vio obligada a entregar su teléfono celular porque uno de los presuntos maleantes intimidó a su hija de cinco años con un desarmador.

La dramática experiencia fue vivida por Jaqueline Delgadillo Lanzas, quien entregó su teléfono celular a Franklin Gómez, con quien forcejeaba, pero al ver que Alex Bravo Nicaragua intimidaba a su niña con la referida herramienta utilizada como arma, cedió a la demanda de ambos.

“La niña, al verse intimidada por el sujeto (Alex Bravo), se puso a llorar y abrazó a su madre de la cintura”, según la acusación que por robo agravado presentó este sábado la Fiscalía, en el Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital.

En los últimos dos meses se han dado tres casos en los que intimidan a niños para robarle a los adultos sus pertenencias. Ernesto García/END

Mientras esto sucedía, a una distancia aproximada de cien metros, en actitud vigilante se mantenía Humberto Ruiz Pérez, el tercer involucrado en el atraco, según el escrito acusatorio del Ministerio Público.

Una vez que Franklin Gómez y Alex Bravo despojaron a la víctima de su teléfono celular se dirigieron hacia donde los esperaba el tercer sujeto, según la acusación presentada por la Fiscalía.

El abogado Mario Borge, defensor de Humberto Ruiz, pidió de manera infructuosa el arresto domiciliar para su representado, alegando que su cliente “no estuvo en contacto directo con la víctima y tampoco le fue ocupada arma”.

Pero el juez Celso Urbina rechazó tal petición, dictó prisión preventiva a los tres acusados y programó audiencia inicial para el próximo 6 de junio, a las 11: 25minutos de la mañana.

La audiencia inicial fue programada para el próximo 6 de junio, a las 11: 25 minutos de la mañana. Archivo/END

“Estamos ante un hecho muy grave”, justificó el judicial, agregando que las leyes en materia penal establecen que en este tipo de delitos los acusados deben enfrentar el proceso en prisión preventiva

Tercer caso en dos meses

Esta no es la primera vez que presuntos delincuentes intimidan a niños con armas de fuego o blanca para obligar a los adultos a entregar objetos de valor, como teléfonos celulares o tablets.

El pasado mes de marzo, dos hombre en moto encañonaron a una niña que jugaba con un teléfono en el porche de su casa, en un barrio del Distrito VII de la capital, para obligar a que los adultos entregaran sus aparatos telefónicos.

El 10 de abril del año en curso, en el barrio Monseñor Lezcano en Managua, dos hombres en moto simularon orinar cerca de un taller donde reparan motocicletas para después intimidar con un revólver calibre 38 a un niño de 10 años con autismo.