•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El prestamista Rigoberto Reyes Pérez, de 29 años, murió de manera instantánea la mañana de este lunes, luego de ser interceptado por dos hombres desconocidos, quienes lo mataron a balazos en un sector de Villa Xolotlán, al noroeste de Managua.

El crimen ocurrió poco después de las siete de la mañana, cuando el occiso abordo de una motocicleta se dirigía a su vivienda, ubicada en la colonia Máximo Jerez.

Minutos antes, Rigoberto Reyes había ido a dejar a uno de sus hijos a un colegio que está en la zona donde lo mataron.

Según versiones de vecinos del lugar donde ocurrió el crimen, los autores esperaban a Rigoberto Reyes en una esquina y al percatarse de que se desplazaba en una motocicleta, lo siguieron y posteriormente lo interceptaron.

Los autores del crimen, quienes también se movilizaban en una motocicleta, al interceptar a la víctima, uno de los hombres se bajó del vehículo y le propinó tres disparos en la cabeza, para luego huir.

De acuerdo con testimonios de vecinos, los atacantes llevaban puestos cascos y vestían de negro.

La víctima tenía dos meses de estar trabajando como prestamista y su familia asegura que antes trabajaba con una prestamista, pero decidió independizarse.

La Policía de la estación siete de Managua se hizo presente la escena del crimen para investigar el hecho.

En lo que va de este  año, tres prestamistas han fallecido forma violenta en el país.

La primera víctima fue el prestamista Florencia López, quien al salir de su vivienda, en el barrio Santa Rosa, un desconocido se le acercó y le disparó, matándolo al instante.

El pasado 28 abril, en un sector del Mercado Oriental, el prestamista Heldrick Amaya de 40 años, falleció en un confuso tiroteo entre presuntos delincuentes y la Policía Nacional.