•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las Fuerzas Armadas nicaragüenses capturaron a dos ciudadanos de Honduras mientras se desplazaban en una lancha frente al puesto militar fronterizo Torrecillas, al noroeste del país, informó este miércoles el Ejército de Nicaragua.

Los ciudadanos hondureños Inés Cali Hernández, de 56 años, y Gerardo Amado Varela Moreno, de 37, fueron detenidos ayer martes a 1,5 millas náuticas del puesto de la Fuerza Naval, mientras se desplazaban en una lancha bautizada con el nombre de "La Perla", según la información oficial.

Las autoridades militares nicaragüenses indicaron que una patrulla de la Fuerza Naval detuvo a Hernández y Varela por violación "de nuestros espacios marítimos", en el Golfo de Fonseca, que comparten Nicaragua, Honduras y El Salvador, países que son respetuosos de sus límites territoriales.

Hernández y Varela realizaban pesca ilegal cuando fueron detenidos, cerca del puesto militar Torrecillas, en el municipio de Puerto Morazán, en la zona Pacífico de Nicaragua, de acuerdo con las autoridades. Las Fuerzas Armadas también señalaron que los ciudadanos hondureños carecían de permisos de navegación en aguas nicaragüenses, permiso de zarpe, chalecos salvavidas y medios para comunicarse ante cualquier emergencia, como lo establece la legislación local.

El Ejército de Nicaragua entregó a los hondureños "a las autoridades correspondientes", es decir, a la Dirección General de Migración y Extranjería. Otros dos hondureños habían sido capturados en aguas del Pacífico nicaragüense el 27 de abril pasado. Al igual que Hernández y Varela, sus antecesores realizaban pesca ilegal y no contaban con documentos que justificaran su ingreso a Nicaragua.

Fuerza Naval de Nicaragua / Archivo Ese mismo día la Fuerza Naval nicaragüense capturó a dos hombres originarios de El Salvador, en aguas del océano Pacífico, con características similares a los casos hondureños.

Aunque las recientes capturas de lanchas están relacionadas con la invasión de aguas de Nicaragua, el Gobierno nicaragüense actualmente aplica una política de cero tolerancia de extranjeros que se encuentren de forma irregular en su territorio.