•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Moisés Ortiz Moraga, quien es acusado por la Fiscalía de ser el responsable de la muerte de la niña Diana Raquel Gutiérrez, de 12 años, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 23 de mayo en la letrina de una vivienda del barrio La Primavera, confesó a su papá que había cometido el crimen, pocos días después de la desaparición de la menor, según la acusación presentada durante la audiencia inicial. 

Según la Fiscalía, esta versión fue confirmada por los testigos que declararán contra Moisés Ortiz durante el juicio que el juez suplente Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Adalberto Zeledón programó para el próximo 18 de julio.

Este jueves, durante el intercambio de información y pruebas presentado en la audiencia inicial, la Fiscalía propuso a tres testigos para demostrar la culpabilidad de Moisés Ortiz.

Entre los testigos propuestos por el Ministerio Público aparece el pastor evangélico Marco Antonio Tijerino, de 47 años.

Según la Fiscalía, el pastor llegará a decir al juicio que Moisés Ortiz Moraga en junio del año 2018 (no precisa fecha) llegó a su casa en el barrio La Primavera bajo efectos de drogas a contarle que había matado a una persona, pero sin precisar si era varón a mujer y que este crimen también se lo había confesado a papá, quien tiene el mismo nombre, Moisés Ortiz.

Según el pastor Moisés Ortiz llegó a su vivienda a decirle había asesinado a una persona, que la había apuñalado y que después de envolverla en una sábana, la había lanzado a la letrina de su casa.  

"Al día siguiente visité la casa del papá de Moisés Ortiz, le pedí que llegara a la Iglesia y él llegó; fue entonces que le pregunté si era cierto que su hijo le había contado lo de un crimen y me respondió que era verdad, pero que no le había hecho caso porque andaba drogado ", expresará en el juicio el pastor Marco Antonio Tijerino, según la Fiscalía.

Diana Raquel desapareció en mayo de 2018 / Archivo De acuerdo con las pruebas propuestas por la Fiscalía, Luís Roque Miranda, quien es vendedor ambulante, dirá en el juicio que él presenció el momento en que Moisés Ortiz tomó de manera violenta del brazo a la niña Diana Raquel la tarde del 25 de mayo del 2018, cuando la menor pasaba frente a la casa del acusado en el barrio La Primavera.

"Al pasar la niña frente a la casa del acusado, él (Moisés Ortiz,) se le fue de frente y la tomó por la fuerza ", dirá el testigo en el juicio.

Luís Roque, vecino de Moisés Ortiz  también declarará que el día de los hechos no dijo nada porque creía que la niña era familiar del acusado y que por eso "no miró nada sospechoso”.

En la audiencia inicial la Fiscalía también ofreció como pruebas el dictamen médico legal emitido por el forense Óscar Bravo, quien asegura que Diana Raquel murió a consecuencia de trauma craneoencefálico severo por los golpes que le fueron propinados con un objeto contuso.

El objeto del cual hace mención el forense en su informe médico legal es un machete con el cual Moisés Ortiz golpeó varias veces a la niña de 12 años hasta quitarle la vida.

La Fiscalía también ha ofrecido como prueba el testimonio del policía que investigó el crimen, quien fue encontrada sin vida un año después de su desaparición.

El detective acreditará en el juicio que se enteró de la  existencia del cadáver de la niña en la letrina de la vivienda del acusado por una llamada telefónica anónima.