• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Es común oír entre los nicaragüense que toda madre desea lo mejor para su hijo, pero este no parece ser el caso de Carolina Pérez Méndez, de 37 años, quien arrastró al negocio de las drogas a su vástago, de 17 años.

La historia de la mujer que utilizaba a su hijo como “mula” para trasegar droga en pequeñas cantidades en los barrios de Managua, salió a luz pública este sábado al ser acusada Carolina Pérez por tráfico de estupefacientes.

En la acusación presentada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, se asegura que Carolina Pérez se dedicaba a la venta de estupefacientes desde el 5 de abril del año en curso.

Para la ejecución del negocio ilícito, Carolina Pérez utilizaba como “agente vendedor” a su hijo de 17 años de, quien fue acusado por la Fiscalía al igual que su progenitora.

Carolina Pérez fue arrestada el pasado jueves en su casa en el barrio Francisco Meza en el Distrito Uno de Managua y donde le encontraron 680 piedras de crack que pesaron 390 gramos, según la acusación fiscal.

En el allanamiento a la vivienda de Carolina Pérez, la Fiscalía también le decomisó un automóvil, tres motocicletas y una pistola nueve milímetros con nueve cartuchos con balas de igual calibre, refiere el órgano acusador.

El hijo de la acusada fue capturado esa misma tarde (jueves 6 de junio) en el sector de Las Américas Tres cuando se disponía a vender 118 piedras de crack. La detención del joven de 17 años se produjo por una llamada telefónica anónima que recibió el policía encubierto llamado “código uno”.

La jueza Karen Chavarría dictó la prisión preventiva para Carolina Pérez, pero también ordenó que un médico forense la examine para que determine su estado de salud por padecer de una infección causada por el consumo de carne de cerdo contaminada.

La audiencia inicial para Carolina Pérez fue programada para el próximo 16 de junio; mientras su hijo fue remitido a un juzgado de adolescentes donde mañana se le realizará de presentación de cargos.

Este sábado también quedó en prisión preventiva por tráfico interno de estupefacientes Jennifer Arróliga Chavarría, capturada por agentes antinarcóticos la tarde del pasado jueves último con dos paquetes de marihuana.

La mujer que cargaba los dos paquetes de droga fue arrestada en una calle del barrio 22 de Mayo, al ser vista en actitud sospechosa por agentes antidroga que se desplazaban en una camioneta blanca, según la acusación fiscal.

Por los dos paquetes de marihuana que pesaron 927 gramos a Jennifer Arróliga la jueza Karen Chavarría le dictó prisión preventiva y le programó audiencia inicial para el próximo 19 de junio.