• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las autoridades policiales identificaron al ciudadano Josué Artola como el responsable de los disparos que ocasionaron la muerte del joven Jonathan Hooker Gordon, de 25 años y que ocasionaron heridas a Carlos Eduardo Allen López, de 21 años, hecho ocurrido la tarde del pasado lunes en la ciudad de Bluefields.

Raquel Hogdson, tía de Hooker Gordon señaló que la víctima desde pequeño había tenido problemas con Artola.

Hooker Gordon habitaba en el sector del muelle municipal del barrio Central del Bluefields. Archivo/END

Hooker Gordon habían salido la tarde del lunes a realizar una diligencia de su mamá cuando se encontró con Artola, quien supuestamente le dio persecución, alcanzándolo en las inmediaciones del antiguo cuerpo de bomberos, ubicado en el barrio Central de Bluefields, una de las vías céntricas de esta ciudad caribeña.

“Al llegar a la calle principal el sujeto les realizó varios disparos de los cuales cuatro proyectiles impactaron en la humanidad de Hooker Gordon, mientras que Allen López fue alcanzado por un disparo en su pie derecho”, relató un testigo.

Según los lugareños el pistolero huyó con dirección al barrio Beholdeen, mientras ambos jóvenes eran trasladado al hospital, Hooker Gordon ingresó a la sala de emergencia ya sin signos vitales confirmaron médicos que atendieron la emergencia.

Hooker Gordon habitaba en el sector del muelle municipal del barrio Central del Bluefields.

El pasado 13 de mayo Florencio López Jarquín, de 52 años, conocido con el alias “Tuba”, fue asesinado en su casa de habitación, ubicada en el barrio Santa Rosa de esta ciudad caribeña.

Hooker Gordon habían salido la tarde del lunes a realizar una diligencia de su mamá cuando se encontró con Artola. Archivo/END

López Jarquín era un reconocido prestamista de ciudad, tenía varias propiedades entre ellas fincas y era propietario de varias concesiones y vehículos del transporte selectivo y de una empresa que brindaba servicios de seguridad.

De acuerdo a lugareños López Jarquín se disponía a abrir los portones del área de parqueo de sus vehículos, momento en el que fue sorprendido por dos hombres hasta ahora desconocidos, uno de ellos le disparó a quema ropa en el cuello, ocasionándole la muerte casi de manera instantánea, mientras el segundo hombre amenazó e intimidó con una pistola a la esposa para que no interviniera ni pidiera auxilio, acto seguido huyeron de la escena.