•  |
  •  |
  • END

La golpiza que recibió de parte de al menos diez sujetos es lo que aparentemente llevó a la muerte a un joven de 18 años, quien expiró minutos después, ante la vista atónita de sus amigos.

Joel Francisco Solís Murillo, a pesar de que fue auxiliado y llevado en un taxi de emergencia hacia la central del Benemérito Cuerpo de Bomberos, cerca del Estadio, no reaccionó a las atenciones.

Según la declaración de Gustavo Morales Rodríguez, en compañía de su hermano Harold, la esposa de éste, Lilieth, además de unos amigos, estaban disfrutando con licor en una mesa del bar “La Playa de los Románticos”, ubicada en el Malecón de Managua. Él salió a bailar con una desconocida.

“Observé que Joel iba hacia el baño y fue interceptado por dos sujetos que lo empujaron. Después eran como diez personas de seguridad que le estaban dando con objetos y puños, y fuimos en su ayuda, una muchacha lo sacó de arrastras, iba sin zapatos, lo llevamos a los Bomberos en un taxi pero ya estaba muerto”, relató Gustavo.

Agentes de la Segunda Delegación de Policía investigan quiénes son los que participaron en la golpiza. El cuerpo de Solís fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para que mediante la autopsia se conozca la forma de la muerte.

Por su parte, doña Paulina Murillo Alvarado, madre de la víctima y habitante del barrio Memorial Sandino, dijo que mediante una llamada supo que su hijo estaba muerto, ya que alguien lo confundió con otra persona y lo golpeó.