•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Víctor Ortiz Moraga, quien mantuvo durante un año en una letrina el cadáver de la niña Diana Raquel Gutiérrez Hernández, este miércoles se declaró culpable del delito de asesinato agravado y pidió “perdón” a la familia de la menor. 

"De corazón le pido perdón a la familia doliente, yo sé que ella es cristiana (Nora Hernández, abuela materna de la víctima)  y comprende lo que estoy diciendo", expresó el asesino confeso al admitir su culpabilidad.

De esta manera Moisés Ortiz Moraga se hizo responsable por el asesinato de la niña, Diana Raquel Gutiérrez Hernández, que aconteció el 25 de mayo del 2018. 

La menor desapareció el 25 de mayo del año pasado, pero su cadáver fue encontrado por la Policía en la letrina de la casa donde habitaba Moisés Ortiz, hasta el 23 de mayo de este año.   

"Que lo perdone Dios, porque yo no lo voy a perdonar. El único que lo puede perdonar es Dios", así respondió Nora Hernández a la petición de perdón hecha por el asesino confeso al momento de aceptar su responsabilidad, ante la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Nancy Aguirre.

Seguidamente la abuela materna de la menor, quien sostenía entre sus manos un cuadro con dos fotografías de su nieta, afirmó que Moisés Ortiz no sólo mató a la niña, sino que se burló de su familia.

La familia de Diana Raquel la buscó por un año hasta que la encontró muerta / Archivo "Él cuando miraba a mi hija le preguntaba si había encontrado a la niña (Diana Raquel) también anduvo pegando papeletas con la foto de la niña y hasta se montó en la camioneta en la que anduvimos buscando a mi nietecita", relató  Nora Hernández quien pidió justicia para su nieta.  

Una vez que la jueza Nancy Aguirre decretó la culpabilidad del asesino confeso, la fiscal auxiliar, Guiselle Morales pidió la pena máxima de 30 años de prisión para Moisés Ortiz.

"En este crimen hubo ensañamiento y alevosía  porque la víctima en su condición de niña estaba en un estado de vulnerabilidad frente a su agresor y porque el asesinó no sólo le quitó la vida sino que ocultó su cadáver, lanzándola al fondo de una letrina”, subrayó la representante del Ministerio Público.

Por su parte, la Defensoría pidió la pena mínima de 25 años de prisión alegando que Moisés Ortiz  no tiene antecedentes penales y que admitió su culpabilidad en la primera audiencia de juicio.

La jueza Nancy Aguirre anunció la lectura de sentencia condenatoria, para el próximo 17 de julio.