•  |
  •  |
  • END

Muy delicado de salud se encuentra Óscar Abel Sánchez Ríos, de 33 años, en el Hospital “Roberto Calderón”, luego de recibir tres disparos de arma de fuego el domingo último, por pedir un trago. El afectado, supuestamente, fue víctima de Luis Fonseca Robleto, policía voluntario de la ciudad de Nindirí, y el hecho ocurrió en el barrio Los Hernández.

Según Nelson Sánchez Hernández, tío del afectado, el joven andaba en estado de ebriedad y había entrado frente a la casa del policía voluntario a pedir un trago, pero como se lo negaron salió. Regresó casi inmediatamente a pedir perdón a Fonseca Robleto, con las manos juntas en señal de humildad.

Pero la esposa del policía voluntario, identificada como Neysan Johnson, le dijo a Fonseca Robleto: “Ahí viene, te voy a sacar la pistola”, y le disparó tres veces. Los proyectiles le impactaron en el costado izquierdo y dos en la parte baja del abdomen, que le destruyeron los intestinos grueso y delgado, lo que lo mantiene entre la vida y la muerte, e incluso la operación realizada en el centro hospitalario duró cinco horas y media.

Los familiares dijeron que desean hacer pública esta denuncia, debido a que la pareja, cuando vio a Óscar Abel tendido en un charco de sangre en el patio de la vivienda, se dio a la fuga a bordo de una moto, con la pistola en mano. El policía y su mujer se fueron a entregar a la Policía de Nindirí.

Las autoridades policiales de Nindirí trasladaron a la pareja a Masaya, dijo el tío de Óscar Abel, quien comentó que se abocaron con la comisionada Dora Isabel Galeano, jefa de la Policía Nacional de Masaya, y les prometió que iba a aplicar la ley, pero a los pocos minutos de abandonar la oficina, les informaron que por instrucciones de la jefa de la unidad policial fueron puestos en libertad en menos de 24 horas.

Los familiares de Óscar Abel Sánchez Hernández demandan a la comisionada Aminta Granera que se haga una investigación exhaustiva sobre los hechos, y que los culpables sean castigados de acuerdo con la ley, pues su sobrino se debate entre la vida y la muerte.