• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En una jornada judicial poco común, tres mujeres fueron acusadas por la Fiscalía en los tribunales capitalinos. A dos las señalaron de haberle robado a una estudiante universitaria y la tercera de haberles dado tubazos y cuchilladas a sus vecinos, en una cuartería cercana al Mercado Oriental.

Pero lo raro del día no sólo fue que tres mujeres hayan sido acusadas; sino que quien aparentemente hizo más daño a sus víctimas podrá enfrentar su juicio en libertad.

Corre la sangre

La tarde del pasado 18 de julio, Amanda Toval Avilés, de 40 años, comerciante ambulante del Mercado Oriental, golpeó dos veces con un tubo en la cabeza a su vecina, Emilia Márquez Cruz.

Amanda Toval es acusada por haber agredido a sus vecinos con un tubo, pero enfrentará el proceso en su casa. Ernesto García/END

Toval, acto seguido, golpeó en el rostro con un vaso de vidrio que contenía pegamento para zapato a su vecina, causándole una herida sobre el párpado derecho, según la acusación presentada por la Fiscalía en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital.

La misma mujer que durante la audiencia preliminar se la pasó llorando y negando los cargos en su contra, hirió en el brazo izquierdo a Julio Espinoza Talavera, cuando este intervino para que no matara a su pareja, Emilia Márquez, con un cuchillo que tomó de un kiosko donde la tarde del 18 de julio vendían vaho, refiere la acusación del Ministerio Público.

A pesar de que los hechos antes referidos fueron calificados por la Fiscalía como lesiones graves, en el caso de Emilia Márquez, y lesiones leves en lo que refiere a Julio Espinoza y que en ambos casos dejará visibles y permanentes lesiones, el juez suplente Adalberto Zeledón le otorgó el arresto domiciliar a la mujer agresora, pero ordenó que de inmediato abandone el cuarto que habita con una hija y una nieta en el barrio 19 de Julio en Managua.

Roban en bus

Pero la suerte que tuvo Amanda Toval no la tuvieron Jessenia Ruiz Dávila y Patricia Sánchez, porque a ellas el juez Adalberto Zeledón les dictó la prisión preventiva.

Las mujeres señaladas de robar a una estudiante universitaria tendrán que esperar juicio en prisión preventiva. Archivo/END

A ambas la Fiscalía les atribuye el delito de robo con violencia agravado, porque la tarde del pasado 18 de julio le robaron un teléfono celular a la estudiante universitaria Maybel Díaz Pérez, en un autobús que cubre la ruta 117.

En la acusación se indica que Jessenia Ruiz halo del brazo a Maybel Díaz y cuando la víctima reaccionó defendiéndose esto fue aprovechado por Patricia Díaz para sacarle del bolso un teléfono celular valorado en 300 dólares

A las dos mujeres acusadas de robo con violencia el juez suplente Adalberto Zeledón les programó la audiencia inicial para el próximo 29 de julio.