• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Nueve testigos brindaron hoy su testimonio en el inicio del juicio contra Héctor Emilio Prado, uno de los seis implicados en el robo de dos millones 540 mil córdobas, al comerciante del mercado Oriental, Sergio Corrales Blandón.

A Héctor Prado, quien anduvo huyendo cuatro años, la Fiscalía le atribuye el delito de homicidio frustrado.

Por este robo donde fueron baleados la comerciante Verónica Corrales González, Sergio Corrales y su esposa Paula González, purgan condena otros cinco reos, entre ellos tres miembros de una familia.

Entre los condenados por participar en el millonario robo están Roger Alvarado Montalván y sus progenitores, Roger Antonio Alvarado y Grey Montalván, estos últimos acusados como encubridores.

A los padres de Roger Alvarado Montalván la Policía les encontró enterrados en su casa la 318 mil córdobas, que fue la parte que le correspondió del botín de 2.5 millones de córdobas que robaron.

En la acusación que hoy nuevamente le fue leída a Héctor Emilio Prado, se asegura que él es quien manejaba una de las motocicletas en las que huyeron los asaltantes la mañana del 3 se marzo del 2015, cerca del Seminario Nacional en el reparto Loma Verde en Managua.

El juicio que este martes fue suspendido por falta de testigos, continuará el próximo 6 de enero. Archivo/END

En el primer día del juicio que se realiza en el Juzgado Primero Distrito Penal de Juicio de Managua, brindaron su testimonio policías que participaron en la investigación del robo, el cual le llevó varias semanas a la Policía poder esclarecerlo.

En la audiencia de la apertura del juicio, la Defensoría Pública que ejerce la defensa de Héctor Prado, estableció ante la jueza Irma Laguna, que su estrategia de defensa será refutar la prueba que aportó la Fiscalía, es decir que no tienen pruebas de descargo con que rebatir las que presentará el Ministerio Público.

El juicio que este martes fue suspendido por falta de testigos, continuará el próximo 6 de enero.