•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS, RÍO SAN JUAN

Momentos de terror vivieron unos 50 pasajeros que viajaban en un bus de transporte colectivo procedente de Granada, con destino a San Carlos, Río San Juan, cuando cuatro delincuentes armados y encapuchados interceptaron el automotor y por espacio de una hora los intimidaron hasta que les despojaron de dinero, celulares, prendas y mercadería.

El autobús conocido como Santa Mónica en su mayoría trasladaba a comerciantes y había salido de Granada a eso de las 2:45 de la tarde del lunes y en el trayecto de carretera hacia San Carlos se movilizaba lento, por el pésimo estado de la vía, y en el área más dañada, precisamente antes de llegar al empalme de Cruz Verde, a eso de la medianoche, los delincuentes se abalanzaron al interior del bus. Inmediatamente uno de ellos encañonó con una escopeta al conductor, Jorge Luis Zapata, a quien amenazaron con matarlo si los pasajeros hacían algún movimiento.

Según relató el ayudante, Denis Jerónimo Hernández Zamora, dos de los malhechores, uno armado de un revólver y el otro con un puñal, mantuvieron intimidados a los pasajeros en sus asientos, pero con la cabeza hacia abajo, al momento que les obligaron a entregar el dinero que llevaban, así como los celulares, relojes y prendas de oro.

El ayudante dice que les quitaron alrededor de 10 mil córdobas del pago de los pasajeros, y a una señora que venía del exterior del país le robaron mil dólares, a otros 600 y 700 dólares, más lo que muchos usuarios llevaban en sus bolsillos o carteras.

Querían destruir la unidad

Hernández refirió que a los delincuentes no les bastó el saqueo del dinero y pertenencias, pues uno de ellos tomó el volante y en una carrera desenfrenada avanzó como unos 400 metros hasta que corrieron el riesgo de darse vuelta en un puente, pero allí se detuvieron y obligaron al conductor a regresarse, mientras amenazaban con dar vuelta o quemar el autobús. Al regresar a Cruz Verde, los bandidos emprendieron la huída, pero les advirtieron a las víctimas que debían regresar dentro de media hora.

La señora Milagros de los Ángeles Flores, junto a los comerciantes Noel Antonio Sánchez e Isabel Bonilla, que procedían de Masaya, expresó que nunca antes había vivido esa odisea, “yo creía que ese era mi último día, porque cuando divisé a los delincuentes grité ¡un asalto! ¡un asalto! y uno de ellos me puso el puñal en el cuello. Al chofer lo mantuvieron encañonado y decían que lo iban a matar, nosotros pedíamos que no lo mataran, que se apiadaran de él, todos gritábamos y los delincuentes decían que iban a quemar el bus”, manifestó aún nerviosa y soñolienta la masayés.

El comisionado Jardiel Arteaga, segundo jefe de la delegación policial de Río San Juan, señaló que aún no establecían el monto total de lo robado, puesto que unos siete pasajeros habían hecho la denuncia, pero precisó que es un grupo de cuatro elementos que han identificado como la banda que operó en ese lugar, donde no se había registrado un hecho de esa naturaleza desde hacía tiempo.

El jefe policial aseguró que una patrulla conjunta del Ejército y la Policía persigue al grupo y esperan resultados en los próximos días.