•  |
  •  |
  • END

De nada le sirvió a Rigoberto Reyes Rivera, de 41 años, alias “El Pistolero”, quitarse el calcetín y mostrarle el pie derecho a la jueza Segundo Penal de Audiencias de Managua, María Concepción Ugarte, para enseñarle la herida de bala que tenía, porque el forense Samuel Jerez ya lo había valorado y lo encontró apto para el proceso.

De todos modos, la jueza ordenó al Instituto de Medicina Legal valorar por segunda vez al imputado, dado que su abogado alegó que necesita una operación para extraerle la bala que tiene en el pie y recuperarse fuera de la cárcel, donde las condiciones podrían propiciar una infección y poner en riesgo su vida.

Ugarte conminó a prisión al acusado por el homicidio de Erlo Benito Romero Tórrez y le programó audiencia inicial para el 18 de junio, pero explicó que una vez que tenga los resultados de la valoración forense, se pronunciará como en derecho corresponde conforme con los resultados.

La acusación que la fiscal Fabiola Mendoza presentó señala que el pasado seis de junio “El Pistolero” comenzó a tomar con la víctima y otros amigos en la comarca Nejapa, pero cuando se les acabó el guaro se fueron a la cantina de Daniel Vega, quien al ver que Reyes andaba una pistola en la cintura les dijo que ya no les iba a seguir vendiendo licor, porque ya no tenía en existencia, lo que obligó a los bebedores a buscar otro estanco.

De cantina en cantina

Pero el carro en el que andaban, el cual era de la víctima, se quedó sin gasolina y lo tuvieron que empujar hasta otro bar que estaba cerrado, por lo que siguieron empujando hasta la cantina de “Doña Dora”, pero Jonathan Galeano Medrano y la víctima se habían quedado en el camino platicando, momento en que el pistolero se sacó el arma e hizo seis disparos: dos hicieron blanco en el abdomen y mano derecha de Erlo Romero, quien cayó al suelo y murió por hemorragia y perforación de los intestinos.

Luego, según la acusación, “El Pistolero” salió corriendo y alcanzó a los otros amigos que seguían empujando el carro y les dijo “ya maté a los dos ladrones”, después estos aparcaron el carro y junto a Reyes se fueron a seguir tomando licor en la cantina de Doña Dora, donde el sospechoso estaba cuando la Policía lo llegó a capturar. Éste corrió hacia un predio baldío, donde lo detuvieron tras haberse liado a tiros con él.

El acusado le dijo a su abogado, antes de que comenzara la audiencia, que actuó en defensa propia porque “lo querían asaltar”. Señaló que él “no conoce” a la víctima ni a los otros y que no andaba tomando licor con ellos, sino que iba a su casa. Dijo además que a él no lo baleó la Policía al momento de la captura, sino que fueron sus supuestos asaltantes.

La Fiscalía se reservó el derecho de ampliar la acusación contra “El Pistolero”, porque Jonathan Galeano está baleado y en estado grave en cuidados intensivos en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.