• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Será hasta el 25 de mayo del año 2044 que Víctor Ortiz Moraga, podrá volver a la libertad, esto porque esa es la fecha en que terminará de cumplir los 25 años de prisión que le han sido impuesto por el delito de asesinato agravado, luego de que aceptara haber matado a la niña de 12 años, Diana Raquel Gutiérrez.

La larga condena ha sido dictada por la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Nancy Aguirre.

Los 25 años de encierro en la cárcel dictados por la jueza Nancy Aguirre, es la pena mínima que establece el Código Penal, para quien es encontrado culpable del ilícito de asesinato agravado.

En la sentencia condenatoria notificada la tarde de este martes, la judicial explica que no encontró agravantes en perjuicio del condenado.

"La Fiscalía no demostró con sentencia firme la existencia de antecedentes penales por parte del condenado Víctor Ortiz Moraga", señala la autoridad judicial en la resolución condenatoria.

En la misma sentencia la jueza Nancy Agirre establece la existencia de dos atenuantes a favor del condenado (Víctor Ortiz). El primer atenuante es la falta de antecedentes penales.

Asesino de Diana Raquel / Archivo La titular del Juzgado Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, también le tomó como atenuante al asesino confeso, el haber admitido su culpabilidad en la primera audiencia del juicio, que se realizó el 10 de julio del año en curso.

La niña Diana Raquel Gutiérrez fue asesinada por Víctor Ortiz el 25 de mayo del 2018, cuando ella pasó frente a la casa del acusado a eso de las 4: 30 minutos de la tarde.

En la acusación de la cual se hizo cargo Moisés Ortiz, se establece que él al ver pasar a la niña de 12 años frente a su casa, la sujetó de las manos y la introdujo a la vivienda.

Acto seguido cerró la puerta y aprovechándose del estado de vulnerabilidad de la víctima en razón de su edad, se armó de un objeto contundente no identificado y la golpeó varias veces en la cabeza.

Como consecuencia de los golpes dados en la cabeza, la víctima sufrió un trauma craneoencefálico severo, según el dictamen médico legal con el cual la Fiscalía respaldó el escrito acusatorio.

Una vez que la niña estaba fallecida la envolvió en una cortina para después lanzarla al fondo de una letrina, donde la Policía Nacional encontró el cadáver un año después (el 23 de mayo del 2019).

A Diana Raquel la mataron en mayo del año pasado.  En la primera audiencia del juicio donde Víctor Ortiz se declaró culpable Nora Hernández Díaz, abuela materna de la niña asesinada le reprochó al asesino confeso que sabiendo que había cometido el crimen participó en la búsqueda de la menor, pegando papeletas con su fotografía.

Por su parte, Moisés Ortiz al aceptar su culpabilidad pidió a la familia doliente perdón por lo sucedido y confesó a su hermana que al cometer el crimen “estaba drogado”.