• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Eric Cabezas, abogado de Francis Carolina Lacayo Acevedo, mujer que enfrenta un proceso judicial en Rivas por el parricidio en contra de su esposo, Danny Daniel Lara Pizarro, denuncia que si las autoridades hubieran atendido a tiempo una acusación contra el hombre por golpear a su defendida, no hubiera ocurrido el crimen.

Cabezas aseguró que la acusación contra Lara Pizarro tiene todos los elementos para demostrar en juicio que Lacayo Acevedo actuó en legítima defensa, ya que hay antecedentes judiciales que comprueban los abusos del sujeto.

En efecto, el Ministerio Público presentó el 10 de mayo del 2007, en el juzgado de Distrito Penal de Audiencias de Rivas, una acusación contra Lara Pizarro.

La Fiscalía acusó al sujeto por lesiones físicas y psicológicas en contra de su esposa Francis Carolina Lacayo Acevedo, mujer a quien ahora la Fiscalía acusa por parricidio.

“A los cinco meses de haber contraído matrimonio, el acusado comenzó a ejercer violencia física y psicológica a la víctima y en octubre del 2006 le quemó la pierna izquierda con fósforo y le hizo un herida con una navaja, un poco más arriba de la quemadura”, dice textualmente la acusación, que se presentó en contra de Lara Pizarro, interpuesta en 2007.

Dicho documento agrega que Lara Pizarro golpeaba y amenazaba a Francis Lacayo, de manera constante con un cuchillo que le colocaba en su garganta, para que ella no visitara a su familia.

“(Danny Daniel Lara Pizarro) la sacaba de la casa con su ropa desgarrada y la ofendía. Entre octubre y noviembre del 2006, le hirió los dos brazos”, revela el expediente judicial.

El 26 de enero del 2007, el esposo arremetió contra Francis Carolina, propinándole una herida en su brazo derecho.

Según la acusación que presentó en ese momento la exfiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, la víctima decidió marcharse a la casa de sus padres, localizada en la ciudad de San Juan del Sur para protegerse de los golpes de su esposo.

La causa fue admitida por el ex juez de Audiencias de Rivas, Diógenes Dávila, durante una audiencia inicial que se realizó el 20 de junio de 2017. Al día siguiente el judicial declaró en rebeldía al acusado y dictó una orden allanamiento y detención.

“Sin embargo esa orden de detención nunca se ejecutó por parte de la Policía Nacional y el proceso se estancó y eso lo aprovechó el acusado, que en paz descanse, para ir donde Francis Carolina y convencerla que regresara con él”, explicó Cabezas.

El abogado señala que en los juzgados rivenses, existen dos expedientes; uno en el que ella aparece como víctima de su esposo, pero que se mantuvo estancado y el reciente en que se le acusa del delito de parricidio.

“Este es un caso en el que está claro la historia de violencia de género que sufrió Francis Carolina durante 14 años y ella hasta actuó correctamente cuando decidió denunciar a su esposo, pero lamentablemente no le dieron el debido tramite a su demanda”, relató el abogado.

Según la acusación que presentó la Fiscalía el 4 de julio de este año, ante el juzgado de Distrito Penal de Audiencias Especializado en Violencia de Rivas, Francis Carolina Lacayo mató a su esposo mientras dormía, luego de “sostener relaciones sexuales”.

Sin embargo en su versión, la mujer asegura que su esposo llegó ebrio, la violó y que cuando estaba golpeando a uno de sus hijos ella lo agredió para defenderse.

Según la acusación de La Fiscalía contra Francis Carolina, el “incidente” ocurrió en horas de la media noche del 30 de junio, cuando Danny Lara llegó a su casa en estado de ebriedad a “discutir” con su esposa.

El abogado defensor de Francis Carolina Lacayo, Eric Cabeza, asegura que la Fiscalía omite que su representada fue obligada a sostener relaciones sexuales contra su voluntad (violación) y que al momento que ocurrieron los hechos, Danny Lara estaba agrediendo a su esposa y a sus hijos.

El juez Sandro Francisco Pereira luego de escuchar el relato de la fiscal, admitió la acusación.

Los hechos ocurrieron en El Ostional, una comunidad costera ubicada a 23 kilómetros de San Juan del Sur, Rivas.