• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Jerson Ariel Centeno, de 28 años, murió la noche del pasado domingo al recibir dos puñaladas cuando regresaba a su vivienda, localizada en la entrada al balneario de Majagual, unos 12 kilómetros al norte del casco urbano de San Juan del Sur, Rivas.

El cuerpo del joven presentaba una herida en la pierna izquierda y otra estocada en la tetilla izquierda.
Jerson Ariel Centeno, era originario de Tola, Rivas, pero tenía dos meses de habitar en la entrada al Majagual, donde se había trasladado para trabajar con sus hermanos en el área de la construcción en playa Maderas.

Carlos Sánchez Martínez, padre de la víctima, explicó que el crimen ocurrió a las 10:40 pm, cuando su hijo regresaba de la vivienda de un tío, donde había participado en un culto evangélico.

“Una muchacha que se llama Ligia Martínez, lo llamó para que fuera al sector de la entrada de Marsella a dejarle dos fotocopias de cédula para un supuesto trabajo, por lo que salió a dejar dichas copias y cuando venía de regresó, lo interceptaron a unos 200 metros antes de llegar a la casa y lo asesinaron”, explicó Sánchez.

Luis Santana habitante del lugar relató que el joven fue ultimado a orillas del camino de acceso a playa Majagual, en una zona completamente oscura y poco poblada.

“Este crimen ha causado alarma en la zona porque es algo que no estamos acostumbrados a ver y la verdad la víctima es un muchacho trabajador que no se metía con nadie y sabíamos que se encontraba temporalmente en Majagual por razones laborales, ya que era ayudante de albañil de una construcción”, manifestó Santana.

Según el padre del joven, el cuerpo fue descubierto por un ciudadano que salió del culto con dirección a su casa y pasó por el lugar de los hechos.

La policía al conocer del crimen se trasladó a la zona desde la medianoche del domingo para realizar las respectivas investigaciones y detuvo a un hombre, quien supuestamente es señalado como sospechoso del crimen.