• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un hombre de 29 años confesó ante un juez haber amenazado con una navaja a una niña de 11 años y violarla en dos ocasiones. Los hechos se registraron en 2017 en una comunidad al sur de Managua.

Según la acusación presentada este jueves ante el juez Tercero Especializado en Violencia de Managua, Edén Aguilar, la primera violación ocurrió en un predio montoso y la segunda en un cementerio.

En la extensa acusación se señala que el ahora violador confeso comenzó a acosar a la niña cuando ella iba a la escuela.

En dos ocasiones, para marzo de 2017, el hombre siguió a la menor hasta la escuela y la segunda vez que le dio persecución le ofreció establecer una relación de pareja, lo que constituye el delito de estupro.

De acuerdo con el documento acusatorio, el 27 de marzo del 2017 la niña habría aceptado tener una “relación” con el ahora violador confeso, situación que era desconocida por los padres de la menor.

Una semana después (3 de abril del 2017) la niña manifestó al hombre, quien en ese momento tenía 27 años, su deseo de terminar con la “relación”, refiere la acusación.

Esta situación enojó al ahora reo confeso y semanas más tarde dio persecución nuevamente a la niña, quien ahora tiene 13 años.

En esta ocasión el hombre siguió a la menor y cuando la niña estaba alejada de su casa, la agarró del brazo derecho, la amenazó con una navaja y la llevó a un predio montoso, donde consumó la primera violación.

La segunda agresión sexual ocurrió la noche del 11 noviembre del 2017, ocho meses después de la primera violación y tuvo como escenario un cementerio, según el órgano acusador.

La segunda violación de la niña ocurrió en un cementerio / Imagen referencial / Archivo Esa vez el hombre amenazó a la niña con tomar venganza contra su familia, si no aceptaba “tener” relaciones sexuales con él, mientras la mamá de la menor estaba en una vigilia.

El reo confeso, quien lloró después de aceptar su culpabilidad, deberá pasar 20 años en la cárcel por este delito que ha sido calificado como “violación en menor de 14 años”.

Los 20 años de encierro en la cárcel que próximamente le serán notificados al violador confeso es la pena mínima que establece el Código Penal por este ilícito.

Sobre la imposición de los 20 años de cárcel para el hombre estuvieron de acuerdo la Fiscalía y la defensa del sentenciado.