• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los familiares de Seylit Parrales, de 26 años, sobreviviente de ocho puñaladas, rechazaron mediar con el femicida frustrado, Yerol Álvarez, de 29 años.

Para los afectados, a Álvarez debe caerle todo el peso de la ley.

Ruth Parrales, de 32 años, hermana de Seylit, afirmó que su excuñado actuó con premeditación y alevosía, por lo que también rechaza que el acusado haya sido remitido a una valoración psiquiátrica al Instituto de Medicina Legal (IML), por orden del juez que lleva el caso de femicidio en grado de frustración. Sin embargo, dice que esperarán los resultados.

“Ni siquiera nos dimos cuenta que (Yerol) lo habían llevado a audiencia, hasta que lo leímos en el periódico, y que lo mandaron a hacerse una valoración psicológica. Se supone que ellos (las autoridades) nos iban a avisar y no lo hicieron”, manifestó José Parrales, padre de la víctima.

Seylit recibió ocho puñaladas por su expareja (Yerol), el pasado lunes 19 de agosto, en su casa, ubicada en el barrio El Recreo Norte. Tenían más de un año de separados. El hombre ingresó a la vivienda de forma violenta, la atacó a ella, a su hermana y su mamá, quien es ciega y está en silla de ruedas.

“Yo les dije (a los familiares de Yerol) que no tenían nada qué hablar conmigo, porque lo que él le hizo a mi hermana no tiene perdón de Dios”, expresó Ruth.

“No queremos mediación, no queremos nada. Nosotros lo que queremos como familia es que se haga justicia”, añadió.

Días antes de cometer el crimen, Álvarez había llamado amenazando a su expareja con matarla, relató Ruth, por lo que descartó algún trastorno en el acusado y considera que esta valoración psiquiátrica se trata de estrategias para evadir la justicia.

Ruth Parrales muestra las heridas en las manos y golpes que le provocó Yerol Álvarez, expareja de su hermana. Orlando Valenzuela /END

“Todo lo que él hizo ese día se lo había avisado por teléfono antes; que la iba a matar, que le iba a cortar el cuello. Tengo un audio de evidencia, él planeó todo, así que debe pagar por lo que hizo”, insistió Ruth.

La hermana de Seylit califica como atroz lo que vivieron ellos como familiares.

"Nunca imaginé que nosotros viviéramos algo así, solo lo veía en las noticias. Por lo que le pido al juez que lleva este caso, que nos ayude, esto no puede

quedar impune”, demandó.

Interpone denuncia

Además de la acusación por femicidio frustrado, Ruth también presentó una denuncian en contra de Yerol Álvarez, pues este la hirió con la misma navaja que atacó a Seylit, en cuatro dedos de su mano derecha y le propinó golpes en distintas partes del cuerpo cuando ella forcejeó con él para que soltara a su hermana.

Ruth interpuso la denuncia en el Distrito III de la Policía Nacional y también fue remitida al IML para ser valorada.

Seylit Parrales, quien recibió ocho puñaladas de parte de su expareja, Yerol Álvarez. Archivo /END

“Es que él (Yerol) le tiró un navajazo en la cara a Seylit, al parecer la quería desfigurar y yo metí la mano, porque ya era demasiado todo lo que le había hecho. Le cercenó un seno, nunca en mi vida había visto tantas cosas así”, relató Ruth.

Según Ruth, las amenazas y acoso de parte de Yerol hacia Seylit eran constantes, por lo que ella fue quien la apoyó para que lo denunciara.

“A mí, que es a mí, ya me tenía harta con esas llamaderas, era de día, en la noche, en la madrugada, ahora te imaginás cómo estaba Seylit. La Policía pudo evitarlo si nos hubiesen hecho caso cuando fuimos a denunciarlo”, lamentó Ruth.

También cuenta que Seylit buscó refugió en ella y le contó todo lo que Yerol le hacía.

“No sé por qué no tenía la confianza de hablar con mi papá o con mi mamá, yo sé que le tenía mucho miedo a él, pero yo le dije que rompiera el silencio”, expresó.

El trauma

El jueves por la tarde, Seylit fue trasladada de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a una sala de recuperación en el Hospital Fernando Vélez Paiz, ahora está fuera de peligro y se está recuperando satisfactoriamente, según sus familiares.

No obstante, por las noches se levanta sofocada y tiene pesadillas.

La agresión contra Seylit Parrales ocurrió el pasado 19 de agosto.Archivo/END

“Seylit está mal física y mentalmente, dice que escucha la voz de Yerol y tiene pesadillas con lo que vivió ese día”, contó Ruth.

Agregó que Seylit le teme a los familiares de su expareja porque, según ella, son igual agresivos.

“Ella teme que llegue alguien de la familia de Yerol a hacerle daño a los niños, porque está preso”, dijo Ruth.