• León, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Han transcurrido más de cuatro meses del crimen en contra de Johanna Emelina Flores Abaunza, de 48 años, su cadáver fue desenterrado del patio de su casa el 16 de abril en León, después de cinco días de búsqueda.

Los familiares demandan el esclarecimiento y castigo para el responsable del crimen.

Yolanda Francisca Centeno Flores, hija de la víctima, decidió dar parte a las autoridades policiales tres días después de su desaparición, pero la familia encontró el cadáver en las siguientes 48 horas, y ella nuevamente acudió a la delegación.

El 21 de junio, la Fiscalía presentó la acusación por el delito de femicidio ante el juez Luis Felipe Alvarado, del Distrito Especializado en Violencia de León, en contra de Yader Alfredo Trigueros Hernández, pareja de Flores Abaunza.

Yades Trigueros es el principal sospechoso. Cortesía/END

La autoridad judicial giró orden de captura en contra del señalado, quien después de huir fue apresado en Costa Rica por delitos de drogas. Yader Alfredo Trigueros Hernández, de 32 años, cónyuge de la víctima, tenían más de 4 años de convivencia con ella, estuvieron juntos dos años y medio en territorio costarricense y luego se trasladaron a León, Nicaragua.

Trigueros Hernández huyo a su natal Costa Rica el 16 de abril, el mismo día que peritos de la especialidad de criminalística de la Policía acudieron al lugar del hallazgo del cadáver, en el barrio Ermita de Dolores.

“Al muchacho (Trigueros Hernández) lo capturaron en Costa Rica, está preso porque está cumpliendo una sentencia por delito de droga y falta poco tiempo para que lo dejen en libertad, pero en Nicaragua el caso por el crimen de mi cuñada (Flores Abaunza), se encuentra estancado, engavetado por las autoridades”, dijo Norma Bermúdez, una de las familiares de la víctima.

Bermúdez recordó que el cadáver fue encontrado en completo estado de descomposición, fue desenterrado del patio, en el interior de la casa dela víctima, tenía posición fetal y presentaba signos de degollamiento y fracturas en sus brazos.

“Este caso va a quedar impune, nosotros hemos ido ante las autoridades, a la policía, hemos hecho lo imposible para que las autoridades nicaragüense envíen los documentos del caso a Costa Rica para que el hombre (Trigueros Hernández), sea extraditado, que sea procesado por el crimen cometido”, dijo Bermúdez, tras agregar que las autoridades costarricenses están actuando conforme ley, los que no están actuando conforme la ley están aquí (en Nicaragua), comentó.

“El único que puede exigir y de quien esperamos justicia es de aquel que se encuentra arriba, solo Dios, porque de la justicia divina no se capea nadie”, resaltó la familiar de la víctima quien agregó que para encontrar justicia, los hijos de la difunta han realizado diligencias ante las autoridades nicaragüenses y costarricenses.

Al respecto, Aleida González, abogada de la Asociación Mary Barreda en León, aseguró que la muerte de Flores Abaunza es calificada como femicidio y es el único caso registrado en el año en esta ciudad.

González explicó que luego de visitar a la familia de la víctima conocieron que para que el caso sea judicializado en Nicaragua, se tiene que cumplir con una serie de requisitos, tiene que haber una coordinación entre las autoridades de ambos países para la extradición y no es tan sencillo, dijo.

La abogada señaló que a través del programa de atención a víctimas de violencia, que se manifiesta en violencia física, psicología, sexual y de explotación sexual comercial, se les brinda a las mujeres acompañamiento.

En el primer semestre se han atendido a más de 200 personas, entre mujeres, adolescentes y niños, que reciben asistencia jurídica y psicológica.