• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Ocho de las 44 mujeres asesinadas, entre enero y agosto de este año, se encontraban entre los 12 y los 18 años, según datos proporcionados este lunes por la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

El informe también indica que el hogar continúa siendo el lugar más peligroso para las mujeres y visibiliza que esta cifra de 44 víctimas es igual a la que existía para este mismo período en 2018.

No obstante, en este 2019, la mayoría de las mujeres asesinadas son menores de 35 años. CDD contabiliza que 8 se encontraban entre 12 a 18 años. Entre los 19 y 25, hay diez.

De los 26 a 34 años hay 14 víctimas, mientras que 7 se encontraban entre los 35 y 50 años. Dos mujeres al momento de ser asesinadas ya tenían cumplidos los 50 años. De tres víctimas, el organismo no tiene registro, es decir, desconoce qué edad tienen.

La activista pro derechos de las mujeres, Martha Flores, de CDD, enfatizó que los crímenes contra las mujeres siguen registrándose mayormente en el seno del hogar. El informe destaca que 27 ataques han sido perpetrados en el ámbito privado y 17 en el público, es decir, en la calle.

Otro dato proporcionado es que hay 48 niños y adolescentes sin sus madres y que ahora están bajo el cuidado de su abuela materna.

“En algunos casos los hombres utilizaron el contexto para cometer sus crímenes en las calles. Tenemos ahora niños que están con sus abuelas, estas señoras ya habían cumplido su rol y ahora están cuidando a sus nietos en medio de esta dificultad. No vemos que familiares de los femicidas ayuden, hay que recordar que muchos ya estaban separados y sus parientes no tienen tanto vínculos con los niños”, aseguró Martha Flores de CDD.

Ocho de las 44 mujeres asesinadas, entre enero y agosto de este año, se encontraban entre los 12 y los 18 años. Imagen referencial. Archivo/END

Los datos también reflejan un incremento en casos como el de Seylit Parrales Selva, quien el pasado lunes 19 de agosto sobrevivió al ataque de su expareja Yerol Álvarez, de quien se había separado un año antes.

Este hecho se registró en el barrio El Recreo Norte, y resultó herida una hermana y la madre de Seylit cuando intervinieron para salvarle la vida. Producto de las heridas, Seylit permaneció casi una semana hospitalizada.

“Vemos que hay entre las víctimas muchas jóvenes, pero notamos que hay un mayor número de femicidios frustrados, de momento contabilizamos 52, el año pasado para esta fecha teníamos 50. Es decir, hay dos casos más”, finalizó Flores.