• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una mujer de 36 años es acusada de recibir 2,500 dólares por parte de su hermano para que le permitiera sostener relaciones sexuales con su sobrina de 13 años. Los hechos habrían ocurrido en el año 2014, según la acusación presentada este martes por la Fiscalía ante el Juzgado Segundo Especializado en Violencia de Managua.

De acuerdo con el documento acusatorio presentado por la Fiscalía, en septiembre de 2014 la mujer recibió 2,500 dólares de su hermano, quien se encontraba en Estados Unidos, a cambio de permitirle sostener relaciones sexuales con su sobrina, quien para esta fecha tenía 13 años.

La acusación revela que la mujer primeramente recibió vía remesas un monto de 200 dólares por parte de su hermano, quien en días posteriores le mandó otros 2,300 dólares.

El padre de la menor también vivía en Estados Unidos, razón por la cual en diciembre de 2014 la adolescente se fue a vivir a la casa de su papá en este país.

Estando en Estados Unidos, el tío de la menor aprovechó para acercársele y con el consentimiento de su papá, quien desconocía sus intenciones, la iba a traer todos los días a la escuela.

En una de las ocasiones que fue a traer a la menor a la escuela, el hombre dijo expresiones sexuales. La adolescente relató el hecho a su papá y este advirtió a su cuñado que si se volvía a acercar a su hija terminaría en la cárcel.

El 7 de diciembre de 2015 la menor regresó a Nicaragua, donde vivía con sus hermanos y su madre.

22 días después del regreso de la menor (el 29 de diciembre), el tío que la había agredido verbalmente en Estados Unidos y quien habría pagado 2,500 dólares a su madre para sostener relaciones sexuales con la menor también regresó al país, con el propósito de hacer efectiva la violación.

Según la acusación, el 13 de enero de 2016 la madre de la adolescente la llevaría a un lugar donde su hermano haría efectiva la violación, sin embargo, la adolescente pidió al conductor del taxi que no fueran a ese lugar “porque tendría problemas con la Policía”.

Un día después de esta situación, la adolescente relató a su papá lo que había ocurrido y este vino a Nicaragua para interponer la denuncia ante la Policía Nacional.

La acusación presentada por la Fiscalía no especifica cómo el tío de la menor logró regresar a Estados Unidos, donde fue capturado y condenado por el intento de violación contra la menor.

Había sido abusada por otro tío

Los delitos sexuales en contra de la niña bajo el consentimiento de su madre habían iniciado 2 años antes.

La sórdida historia comenzó en febrero de 2012 cuando otro hermano de la mujer, quien era minusválido, llegó a vivir a su casa y se quedó a dormir en la habitación de la niña, quien en ese tiempo tenía 11 años, porque este era el único cuarto que estaba ubicado en la planta baja de la vivienda.

A las pocas semanas de haber llegado a la casa, el hombre comenzó a hacer tocamientos en las partes íntimas de la niña y cuando la menor denunció a su agresor, su mamá la reprochó y la tildó de mentirosa.

"Si vos decís que tu tío te está tocando (abusando) nadie te va creer, porque él es minusválido”, habría dicho la mujer a su hija.

De acuerdo con el documento acusatorio, en marzo de 2012, cuando la menor intentó relatar vía telefónica a su papá lo que estaba sucediendo, la mamá le arrebató el teléfono y la golpeó con un trozo de madera (palo de escoba).

En mayo de ese mismo año, el tío minusválido comenzó a abusar sexualmente de su sobrina menor, cuya edad no revela la acusación, lo único que se especifica es que era menor que la niña de 11 años, quien fue la primera víctima del minusválido.

Ante esta situación, la niña de 11 años le reclamó a su mamá, diciéndole que si permitiría que su tío hiciera a su hermanita menor lo mismo que le hizo a ella.

Por el reclamo que hizo la niña, la madre le respondió con palabras obscenas y le pegó con una tajona y un palo de escoba.

La mujer también le dejó de dar alimentos a su hija mayor; razón por lo cual la víctima bajaba del segundo piso por las noches hacia a la cocina en busca de comida. Dos amigas de la menor también le daban alimentos, según la acusación.

Por estos hechos, el tío minusválido cumple condena de 12 años de prisión en el Sistema Penitenciario de Tipitapa, mejor conocido como La Modelo.

Inicialmente el hombre había sido absuelto de los cargos por una jueza de primera instancia, sin embargo, en la Sala Penal Especializada en Violencia del Tribunal de Apelaciones de Managua le revirtió la sentencia y lo condenó a 12 años de cárcel.

La madre de las dos menores, quien niega los cargos es acusada por la Fiscalía por los delitos de explotación sexual y violencia sicológica y ha sido enviada a juicio, el cual se realizará en octubre próximo.

La acusación no revela las razones por las cuales la mamá de las menores es presentada hasta ahora ante los tribunales, si la denuncia se interpuso a finales de 2016.