• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El cuerpo del adolescente Marco Rogelio Calero Espinoza, de 14 años, quien había sido reportado como desaparecido por su madre tras no regresar de la casa de un compañero de clases, fue encontrado sin vida este miércoles en Masaya.

Suyen de los Ángeles Espinoza Vásquez, madre del adolescente, reportó este martes la desaparición de su hijo ante la delegación policial de Masaya, asegurando que este no regresó tras salir el día lunes 9 de septiembre a las 08:30 de la mañana a realizar tareas escolares en casa de un compañero de clases junto a otros dos estudiantes y desde entonces no regresó a su casa de habitación, hasta este miércoles que lo encontraron muerto.

Agentes policiales habían entrevistado a sus compañeros y docentes del Colegio Modelo Monimbó. De igual forma, habían recorrido la ruta en que se desplazaba el joven al momento de su desaparición, sin éxito alguno.

Desde que Calero Espinoza había acudido a la casa de su compañero ubicada de la Iglesia Magdalena siete cuadras al sur (camino viejo a Niquinohomo), no había regresado a su casa de habitación.

Este miércoles a las 10:50 de la mañana, la línea de emergencia de la Policía Nacional atendió el llamado de un ciudadano, quien reportó el hallazgo de un cuerpo entre unas rocas en el sector conocido como bajadero de las cruces de la laguna de Masaya.

Suyen Espinoza reconoció que el cuerpo es el de su hijo Marco Calero.

El cuerpo se encuentra en el Instituto de Medicinal Legal. ARCHIVO/END.

El cadáver ha sido traslado al Instituto de Medicina Legal (IML) para determinar la causa de su muerte, mientras peritos de criminalística continúan las investigaciones pertinentes para esclarecer el caso.

En la búsqueda del joven participaron peritos de la Policía Nacional, familiares, amigos, bomberos, comunitarios, profesores y compañeros de clases, según el comunicado de la Policía.