Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Cinco días contados a partir de este miércoles tiene la Fiscalía para mejorar las incoherencias que tenía el intercambio de información y pruebas que presentaron contra Álvaro José Gómez Sánchez, de 39 años; Billy Jean Mendoza, de 23, y Guillermo César Solano, de 33 años, quienes están acusados por supuestamente robar disfrazados como miembros de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía, DOEP.

Gómez Sánchez hizo que se ”tambaleara” la acusación en su contra, al presentar por medio de su abogado una constancia que revela que el 23 de mayo, día en que supuestamente los falsos policías asaltaron la Clínica Jeansen, ubicada en el costado oeste de la Planta Los Martínez, en el Distrito Dos de la capital, él estaba de turno como vigilante en una empresa de Managua.

Además, los acusados alegaron por medio de sus abogados que fueron capturados sin orden de allanamiento, lo que automáticamente vicia de nulidad todo el proceso.

La juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, suspendió la audiencia inicial del juicio que se les sigue a los acusados por robo con intimidación y uso indebido de emblemas, uniformes o pertrechos del Ejército y de la Policía, y la programó para el 15 de junio, a fin de que la Fiscalía mejore sus pruebas de cargo, pero mientras tanto, los imputados seguirán en prisión.

Amarraron a guardas de seguridad

Según la acusación, la madrugada del 23 de mayo cuatro sujetos disfrazados de policías descendieron de un vehículo, entraron a la Clínica Jeansen y pidieron a los vigilantes los documentos de sus escopetas y las armas, luego informaron que se trataba de un asalto, amarraron a los guardas y los despojaron de una escopeta, un radio y 5 compresores de aire acondicionado que fueron encontrados detrás del cerro Los Martínez.

Solano Peña tiene otro juicio pendiente por un atraco ocurrido el 12 de abril en Cemex, ubicado en el Distrito Tres de Managua, de donde falsos policías se llevaron dos escopetas, un celular, dos podadoras de césped, dos computadoras y 60 metros de alambre. Por este caso, la misma juez Martínez le decretó la prisión y le programó juicio para el 31 de julio a las nueve de la mañana.