• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Dos hombres perdieron la vida de forma trágica este domingo 15 de septiembre y la madruga del lunes 16, producto de riñas surgidas bajo los efectos del alcohol.

Este lunes 16 de septiembre, el señor Nicolás Vivas Orozco, de 57 años, no alcanzó a ver la luz del día, porque en la madrugada fue asesinado a pedradas por su compañero de tragos Carlos Alejandro Solano Sánchez, de 20 años.

Carlos Alejandro Solano Sánchez, de 20 años, fue capturado tras lapidar a su amigo de tragos. (Imagen referencial) Archivo/END

Según el reporte policial, los hechos se dieron en Boaco, del Puente Colgante 400 varas al oeste, en la comarca El Pueblito, donde la víctima estaba ingiriendo licor en plena vía pública cuando empezó a discutir con Solano Sánchez por rencillas personales. Finalmente, el joven tomó una piedra y empezó a golpear la cabeza y la cara de Vivas Orozco hasta matarlo.

En la escena del crimen la policía encontró una piedra con manchas de sangre y en el análisis pericial se comprobó que pertenecían a la víctima, cuya muerte fue por trauma craneoencefálico, según indicó el forense, Alfonso Gómez.

Carlos Solano Sánchez fue capturado y remitido a las autoridades correspondientes para que responda por el delito cometido.

En un bar

El otro caso reportado por la Policía Nacional en su nota de prensa 46, se dio cerca de la 1:00 de la tarde del 15 de septiembre, en el bar La Capulina, perteneciente al caserío El Carmen, del municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega.

El pistolero de Wiwilí, Jinotega, no ha podido ser capturado. (Imagen referencial) Archivo/END

En “La Capulina” se encontraba el joven Holman Josué Pineda Chavarría, de 25 años, quien en estado de ebriedad empezó a discutir con otro de los clientes del establecimiento. Cuando la discusión subió de tono, Pineda Chavarría decidió sacar su arma y comenzó a disparar. Al ver su actitud, quienes se encontraban en el bar decidieron salir huyendo, sin embargo, el señor José Santos Torres Sevilla no corrió con suerte pues recibió un disparo que le costó la vida.

La policía hizo presencia en el lugar y logró ocupar un revólver calibre 32, serie borrada, que dejó abandonado Pineda Chavarría, quien se dio a la fuga.