• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

José Alfredo Martínez, de 80 años de edad, denuncia que un hombre ingresó de forma sospechosa a su propiedad que se ubica en el costado norte del barrio Rigoberto López Pérez, en Rivas.

“A las dos y cuarenta de la madrugada del domingo (15 de septiembre) escuché ladrar a mi perro y me levanté a ver que sucedía porque tenía indicios de que una persona estaba en el interior de una habitación”, denunció Martínez Víctor.

Dijo que al intentar abrir la puerta de uno de los cuartos, para ver si había algún intruso, se sorprendió al observar a un hombre a quien identificó como Edwin Antonio Mayorga, alias “El marero”.

Reveló que el hombre lo atacó con una segueta y le hizo una herida leve en el cuello, pero al ver que estaba en compañía de un cuidador y que no tenía escapatoria decidió encerrarse en el cuarto.

“Luego de trancar la puerta del cuarto le pegó fuego a una cama y se amarró de los pies, casi provoca un incendió en toda la casa porque las llamas ya estaban afectando el sistema eléctrico y tuvimos que bajar la palanca de la caja eléctrica”, reveló.

José Alfredo Martínez, de 80 años de edad. Lesber Quintero/END

Por varios minutos el intruso permaneció en encierro, a pesar del calor de las llamas que emanaba un colchón y la cama de madera, hasta que llegaron agentes de la Policía Nacional para apresarlo.

De acuerdo con el afectado este hombre camina por las calles de Rivas, ofreciendo servicios de transporte en un triciclo.

También dijo que hace dos años le había rentado un cuarto, pero al enterarse que le supuestamente le robó a una mujer lo retiró de su propiedad.

Cabe destacar que este sujeto es el mismo que alquilaba un cuarto en la propiedad de Mateo Efraín Saballos, el anciano de 95 años, que murió la madrugada del 24 de agosto cuando se encontraba dormido en su cuarto.

En ese tiempo, la policía detuvo a Edwin Antonio Mayorga como parte de la investigación sobre el crimen de Efraín Mateo Saballo, pero después de diez días, fue puesto en libertad.