• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una jueza sentenció a 20 años de cárcel la mañana del jueves a tres hombres que admitieron violar de forma simultánea a una canadiense la madrugada del 22 de junio en el municipio de Cárdenas, en Rivas.

La jueza suplente del Juzgado de Distrito Penal de Audiencia y Especializado en Violencia de la ciudad de Rivas, Digna Lisseth Hernández, emitió la sentencia en contra de Eliecer Alexander Gutiérrez Barahona, de 27 años; Roger Gabriel Zambrana Noguera, de 27 y Oswaldo Rodolfo Pérez Rojas, de 24.

A los tres hombres, la judicial les impuso una pena de 20 años de prisión por violación agravada y a Gutiérrez Barahona, le sumó otra década de cárcel por homicidio frustrado en perjuicio del novio de la canadiense, al cual agredió y lanzó al cauce del río, cuando trató de defender a la extranjera, según la acusación.

La canadiense de 19 años, era parte de un grupo de voluntarios de Canadá, que impulsa proyectos comunitarios en el departamento de Rivas y se encontraba de visita por el municipio de Cárdenas, donde conoció a su novio de iniciales E.A.CH., de nacionalidad nicaragüense.

Los tres acusados confesaron el crimen. Archivo/ENDSegún la narración que presentó la Fiscalía, la canadiense de iniciales A.M.S., y su novio de 21 años, se encontraban en horas de la madrugada del 22 de junio en el sector del puente de río Cárdenas, cuando de manera sorpresiva los imputados los agredieron.

La acusación relata que Pérez Rojas se les apareció primero a la pareja.

Este acusado es muy reconocido en el lugar por ser hijo del alcalde de Cárdenas, Rodolfo Pérez y por haber participado en el 2012, en un doble asesinato.

De acuerdo con la Fiscalía, Pérez Rojas, al presentarse al lugar de manera sorpresiva golpeó con sus manos al novio de la canadiense, a quien también agredió en el rostro cuando intentó huir del lugar.

- El lugar en Cárdenas donde la joven canadiense fue violada por tres sujetos. Archivo/END Una vez que Pérez Rojas agredió a la canadiense, entró en escena Zambrana Noguera, quien se encargó de sujetarla de las manos y evitó que huyera.

Cuando el novio trató de reincorporarse para ayudar a la canadiense, llegó Gutiérrez Barahona con su rostro semicubierto a neutralizarlo.

Según el relato de los hechos, Gutiérrez Barahona al ver que el novio de la extranjera intentaba reincorporarse, procedió a propinarle punta pies.

Luego lanzó al novio desde el puente al cauce del río desde una altura de tres metros y la canadiense quedó indefensa.

Los tres imputados “valiéndose de su fuerza física, las características del lugar y las altas horas de la noche continuaron dándole ejecución al plan establecido entre ellos de ultrajar a la canadiense y le referían que si ella no hacía lo que ellos decían la iban a matar”, señala la acusación.

A empujones la llevaron a un predio motoso que se localiza a 250 metros al sur del puente, donde procedieron a violarla a orillas del río.

Según la acusación Pérez Rojas, inició a cometer los abusos sexuales y le advertía “que si no se dejaba la iba a matar. Que si quería vivir tenía que dejarse hacer todos los que ellos decían”, dice textualmente la acusación.

Los tres hombres ultrajaron a la víctima dentro y fuera del río.

Una vez que saciaron sus deseos sexuales, Pérez Roja le manifestó a la víctima que se fuera nadando hasta el puente.

Ese mismo día, la Policía Nacional detuvo a los tres sospechosos y posteriormente la Fiscalía los acusó como coautores de los delitos de violación agravada.

En la audiencia inicial celebrada el 5 de julio decidieron admitir los hechos y únicamente permanecían a la espera de la pena que se les impondría.

Cabe destacar que hace unos años, la jueza Digna Lisseth Hernández, también sentenció a 6 años de cárcel a Pérez Rojas, por haber participado la noche del 13 de marzo del 2012, en el doble asesinato de dos primos hermanos, que habitaban en el municipio de Cárdenas.

En esa ocasión la sentencia condenatoria se emitió el 29 de marzo del 2012 por el doble asesinato y robo con intimidación.

El 27 de febrero del 2018, giró una “orden de libertad, por cumplimiento total de la medida definitiva de privación de libertad”, que se le impuso por el período de seis años.