•  |
  •  |
  • END

RIVAS

La invasión de carril, sumado al exceso de velocidad, es lo que según la vocera de la Policía de Rivas, capitana Luisa Amalia Chavarría, ocasionó el brutal encontronazo que protagonizaron un bus de la empresa “Águila del Sur” y
un furgón. El resultado de la tragedia fue el deceso del ayudante del bus, Dimas Martínez, conocido como “El Tierno”, y el del conductor del camión, Wilthem Hernández Talavera, de 42 años.

Otras 44 personas, todas pasajeras del bus, resultaron con lesiones, pero siete eran los de mayor repercusión, según detalló Chavarría, quien confirmó que fue el conductor del cabezal con placas ticas C-134418, el que invadió el carril a Allan Espinoza, conductor del bus placas M 2018, que viajaba con 55 pasajeros provenientes de Peñas Blancas, algunos de los cuales eran nicas que se trasladaron desde Costa Rica a realizar diligencias.

Como se recordará, el inusual accidente ocurrió en horas del mediodía del domingo, frente a la entrada a la comarca El Jabillo, ubicada en el kilómetro 92 y medio de la Carretera Panamericana Sur, y el ayudante del bus falleció instantáneamente. Partes de sus extremidades quedaron dispersas y llenas de aceite negro que salió de ambos automotores producto del encontronazo que fue tan espeluznante que el cabezal se desprendió de la rastra, llevando en su interior a Hernández Talavera, quien fue sacado sin vida.

Los restos de Hernández Talavera fueron retirados ayer de la morgue del hospital de Rivas, por su hijo, Wiston Edgardo Hernández Flores, de 19 años, y trasladados a Chinandega, donde habitaba.

Según la Policía, Hernández Talavera trasladaba a Costa Rica centenares de tejas. En tanto Dimas fue sepultado en horas de la mañana en el cementerio de esta ciudad.

Otro furgón arrolló a peatón

Por otro lado, a las 9:10 de la noche de ese mismo domingo, otro furgón, conducido por el panameño Erminio Barba Rodríguez, de 57 años, arrolló mortalmente a un peatón aún no identificado, que sería sepultado la tarde de ayer por autoridades policiales y de la alcaldía de Rivas, debido a que la morgue del hospital rivense está en malas condiciones.

El accidente se escenificó del kilómetro 97, cien metros al norte, y según versiones de testigos, la víctima era un indigente, con aparentes problemas mentales.

El infortunado vestía una camisa azul y jeans, y aparentemente andaba en estado de ebriedad. Por su parte, la Policía en su informe señala que el indigente cruzó imprudentemente frente al pesado vehículo.