•  |
  •  |
  • END

LA YUCA, MATEARE

El corazón de madre de doña Juana Navarro no la engañó. Ese presentimiento de que su hijo menor iba a cometer una locura, lamentablemente se hizo realidad y ahora tiene doble tragedia: Uno de sus hijos está muerto y el otro en la cárcel.

Álvaro Antonio Inestroza Navarro, de 36 años, alias “Pío” pereció en la sala de emergencia del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, después de recibir dos detonaciones de escopeta hechas por su hermano menor, José Luis Galo Navarro, de 19 años, alias “Chepe”.

A pesar de que familiares y amigos lo auxiliaron para salvarle la vida, e incluso lo sacaron a la carretera en una hamaca, no se pudo hacer nada por Álvaro Antonio.

Elisa Galo Navarro, de 21 años, hermana de los muchachos, relató a EL NUEVO DIARIO que después de las cuatro de la tarde del domingo último José Luis, o “Chepe”, como lo llaman, llegó hasta la casa y sacó las dos escopetas propiedad de Andrés Mendoza, quien tiene portación, según afirmó la joven.

Que era un venado

“Yo estaba acostada y dijo que tenía un venado en la mira que iba a matar… le dije a mi mita y ella pensó que no era venado, sino que iba a cometer una locura. Tratamos de detenerlo, al rato que íbamos donde él estaba se escuchó los disparos, intenté ir a asomarme, pero nadie quiso acompañarme por miedo y para para evitar problemas, porque Álvaro era malcriado”, recordó Elisa.

Asimismo, dijo que varios amigos y demás familiares estaban listos para ir a averiguar qué había pasado, pero el temor los venció cuando se encontraron a la esposa de Álvaro, Telma Briones, quien iba a avisarles que “Chepe” andaba con dos escopetas.

“De repente llegó “Chepe” y nos dijo a todos manos arriba. Yo afligida le contesté: ‘que te pasa, cuál es la locura, dame esas armas, por qué decís eso’ y volvió a decir que todos manos arriba. Estaba raro, suspiraba extraño, tenía la mirada brillante, y una fuerzas tremenda, como pudimos entre todos logramos despojarlo de las escopetas y decía que miraba el cielo de diferentes colores”, manifestó Elisa.

Para la familia es algo inusual lo que pasó ya que los dos hermanos tenían un negocio de sembrar maíz, y nunca hubo problemas. Elisa declaró que “Chepe” lo único que dijo es que “Pío” lo amenazó. “No sabemos por qué, tal vez a la Policía le dice la verdad”, añadió.

Álvaro Antonio Inestroza Navarro era el cuidador de la propiedad de Monseñor Jorge Solórzano, obispo de la Diócesis de Matagalpa, ubicada en la comunidad La Yuca, de Mateare. Deja en la orfandad a un niño de ocho años.

El joven Galo Navarro fue arrestado por la Policía del Distrito Uno y hoy pasará a la orden del Ministerio Público.