•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN
Como Mauricio Lúquez Rivera, de 26 años, fue identificado el hombre que resultó muerto a balazos, la tarde del viernes último, en la comunidad Sullivan, en el municipio de Rosita, donde junto a otro compinche, por ahora desconocido, y que tuvo mejor suerte, intentó robar en la vivienda y pulpería de Esteban Reyes Dormus, mientras éste celebraba el cumpleaños de su cónyuge.

El occiso era originario de la comarca Tierra Azul, jurisdicción de Boaco, pero desde hace seis años llegó a la zona de Las Minas, y últimamente habitaba en el lugar llamado Chilanwas, en el municipio de Bonanza, donde se encuentra su consorte, de nombre Denia Picado Solano.

Hace siete meses le trabajó como mozo al próspero comerciante de Bonanza Óscar López Zeledón, en la Hacienda La Victoria, ubicada entre Rosita y el Empalme de Las Minas, en Alamikamba, donde se encuentran algunas cuñadas y amistades.

Después de laborar en esta propiedad se integró a una banda, que ahora queda con cuatro miembros, entre ellos un hermano del occiso, el cual se llama Reinaldo. Esta agrupación se dedicaba al robo con intimidación en las vías intermunicipales de Siuna, Rosita y Bonanza, según conoció en sus investigaciones la Policía Nacional en la zona.

Valiente
El día de su mala suerte, al caer la tarde del viernes 28 de diciembre, en compañía de su par, armado y oculto el rostro tras una pañoleta café, irrumpió y disparó dentro de la casa del abarrotero Esteban Reyes, hiriendo a éste en el brazo derecho, cuando se encontraba en una hamaca.

Reyes puso a prueba su habilidad aprendida en la guerra fratricida en los años ochenta, y en cuestión de segundos se arrastró herido a su cuarto, hasta alcanzar su revólver calibre 38, con el que les respondió a los malhechores, y mató de tres disparos a Mauricio Lúquez, cuyo cuerpo inerte fue encontrado hasta el sábado, porque trató de huir “ya pegado”.

Una de las balas le impactó a la altura de la tetilla izquierda, otra le perforó la muñeca izquierda y una más le desbarató el dedo anular de la mano derecha.

Tras la publicación del suceso en EL NUEVO DIARIO, una señora que se identificó como Marcia Sálomon, en Bilwi, Puerto Cabezas, dominada por los nervios y el llanto, llamó a este corresponsal, porque con las características dadas a conocer creyó que el occiso era uno de sus hijos, de nombre Nelson Wiggin Nelson, de 26 años, quien desapareció desde hace seis meses.

Sin embargo, tras ser identificado el infortunado, ayer nos comunicamos con esta angustiada madre para comunicarle que no era su hijo el sujeto de la noticia, lo que le ayudó a recobrar la fe y la esperanza de encontrarlo con vida, aunque sea fuera del territorio nacional.