Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

72 horas para acusado
Setenta y dos horas de plazo le dio la juez Segundo Penal de Audiencias de Managua, María Concepción Ugarte, a Yury Ivanoff Rosales, de 24 años, para que cumpla con las medidas alternas que le dictó en la audiencia preliminar del juicio que se le sigue en su judicatura, de lo contrario lo mandará a la cárcel, pero el gran inconveniente que el joven tiene es que no se puede presentar a firmar ficha de control de procesado, porque tiene otro juicio pendiente por homicidio en otro despacho judicial, donde le decretaron la prisión preventiva por su supuesta coautoría en el homicidio de Elizabeth López Hernández, de 38 años, quien falleció el 31 de mayo en el barrio “Francisco Meza”, cuando los ocupantes de un taxi blanco dispararon a diestra y siniestra, entre ellos supuestamente el acusado, quien disparó con una escopeta y le dio en el abdomen a la dama, que falleció dos días después en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital capitalino con el útero, los ovarios y el recto destrozados.

Violador a la espera de sentencia
Esperando sentencia del juez Octavo Penal de Juicios de Managua se encuentra un sujeto de iniciales J. R. V., quien fue declarado culpable por haber violado el 15 de septiembre del año pasado a su prima, una mujer de 28 años que es discapacitada mental. El hecho ocurrió en San Isidro de Bolas. La madre de la víctima se declaró contenta por el fallo del juez Tomás Eduardo Cortés, porque supuestamente el imputado ya había abusado de otras mujeres, pero por miedo no lo denunciaban, “pero Dios nos hizo el milagro”, comentó. La Fiscalía solicitó doce años de prisión para el imputado que estuvo en libertad durante todo el proceso, pero cayó preso cuando se emitió el fallo del juez.

Arranca juicio para supuesto informante
Arrancó en el Juzgado Tercero Penal de Juicios de Managua, el juicio oral y público para los guatemaltecos Silvio Roblero Mazariegos y José Gómez Hernández, y el nicaragüense Carlos Alberto Olivas Contreras, supuesto informante de la Policía. La vista se suspendió a falta de testigos, pero continuará el 26 de junio de este año. Los reos están acusados por el almacenamiento de 24 mil 907.5 gramos de cocaína en la casa D-25 de la Urbanización Santa Eduviges, hecho acaecido el 31 de marzo de 2009. El día de la audiencia preliminar, celebrada en abril, Olivas Contreras declaró ante el juez Carlos Solís que él trabajaba con la Policía como informante, y que fue precisamente gracias a él que incautaron la droga.