•  |
  •  |
  • END

Culpable tío político violador
Concatenando las declaraciones de la forense Cándida Chévez, que determinó que el niño de cuatro años tiene borrados los pliegues anales por abuso crónico, la de una mujer a la cual la compañera de vida del acusado le confesó que lo encontró encima del menor, además del testimonio de la víctima que señaló que “J” lo penetraba, la jueza Sexto Penal de Juicios de Managua, Ingrid Lazo, declaró culpable del delito de violación a un diseñador gráfico que es primo de la madre del pequeño. Durante el juicio oral y público, al hacer uso de la última palabra, el acusado dijo que estaba extrañado con la acusación, en tanto que su abogado, Pedro Guillén, trató de hacerle ver a la juez que el niño tenía una vida sexual activa, porque hasta fue suspendido de la escuela porque lo encontraron con otro niño haciendo gestos con el cuerpo impropios de su edad. Sin embargo, la fiscal Ana Elí Ordóñez rebatió tal alegato señalando que el niño sólo estaba reproduciendo lo que vivió a manos de su victimario, para quien pidió 15 años de prisión, en tanto que el abogado solicitó la mínima de ocho años, pero la notificación será hasta el 29 de junio.

Libres “Cacho de Pelo” y “Uñas Pintadas”
Porque supuestamente el Ministerio Público no presentó suficientes pruebas para acreditar que Roberto Manuel Lezama, de 19 años, conocido como “Uñas Pintadas”, y Marcos Antonio Hernández Leiva, de 23, “Cacho de Pelo”, participaron del atraco en el que finalmente murió Felipe de Jesús Saravia, el pasado 15 de enero, la jueza suplente Quinto Penal de Audiencias de Managua, Ericka García Narváez, rechazó la acusación que la Fiscalía promovió en contra de ellos y los puso en libertad. Según la acusación que presentó la fiscal Leyla Prado, el día de los hechos doña Narcisa Marcenaro iba caminando por una de las calles de Loma Linda con sus hijos, cuando fueron interceptados por Lezama, Hernández, Francisco Cruz y Félix Hernández Canales, quien amenazó con un arma blanca a Félix Pedro Saravia y lo despojó de un celular valorado en 160 dólares. Luego los otros señalados despojaron de sus bolsos a doña Narcisa y a su hija, Saida Saravia, momento en que don Felipe salió en su defensa diciéndoles a los asaltantes: “Dejen en paz a mi familia”, pero cuando les dio la espalda, aparentemente Francisco Cruz lo atacó a pedradas y lo mismo hizo Hernández Canales, quien derribó al hombre de una pedrada en la boca para que el otro sujeto lo matara de dos disparos, uno en el brazo izquierdo y el otro en el pecho. Éste le atravesó el corazón. Cruz está preso en La Modelo por otro delito, en tanto que Hernández está prófugo.