• |
  • |
  • END

Dony José Jarquín Palacios, de 56 años, es el hombre que apareció muerto la tarde del domingo en la costa del Lago Xolotlán, pero según sus familiares en su deceso probablemente hubo mano criminal, aunque el dictamen del Instituto de Medicina Legal, IML señala que murió por ahogamiento.

Donald José Jarquín, hijo de la víctima, dijo que es probable que su padre haya sido lanzado al fondo del cauce que pasa por “La Rocargo”, o bien cayó al mismo huyendo de delincuentes.

Los familiares de Jarquín Palacios fundamentan su hipótesis en el hecho de que al momento del hallazgo, a la víctima no le fue encontrada su billetera con el dinero que portaba, y sólo estaba en calzoncillos y botines.

Palacios, quien trabajaba en la estatal Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, salió de su casa en el barrio El Edén, el pasado sábado, con dirección a la casa de su amigo, quien sólo fue identificado como Fernando.

El también compañero de trabajo de la víctima expresó a los familiares de Jarquín que estuvieron tomando licor en su casa, hasta eso de la seis de la tarde del sábado, cuando su amigo decidió retirarse, con sus tragos “entre pecho y espalda”, pero no ebrio, como para suponer que podría caer al cauce.

A pesar de que el informe médico descarta mano criminal en la muerte de Jarquín, sus parientes señalan que no es posible que haya muerto ahogado al caer al cauce, porque esa tarde del sábado no llovió en Managua.