Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

SAN CARLOS, RIO SAN JUAN
Salvajismo, barbarie y sadismo. Sólo así se puede describir la horrenda violación de que fue víctima la jovencita de iniciales E.B.M., de 17 años.

El depravado sexual José Vladimir Orozco Castillo, a bordo de una bicicleta, siguió a la adolescente, la interceptó, la tomó del pelo y la arrastró hasta una burra de monte, y tras propinarle cinco machetazos, sació una y otra vez sus instintos sexuales. Luego huyó del lugar creyendo que la muchacha estaba muerta.

La jovencita, originaria de una comunidad cercana a San Carlos, en el departamento de Río San Juan, salió de su casa a eso de las cinco de la mañana del pasado 29 de diciembre; se dirigía a visitar a su abuelito, en otra comarca cercana, y cuando caminaba se encontró, a eso de las nueve de la mañana, con el degenerado sujeto de 23 años.

De nada valieron los ruegos y el forcejeo de la indefensa E.B.M., pues el salvaje la amarró y manteniéndola atada descargó el machete sobre ella. Tres heridas le causó en el cuello, una en el cráneo y otra en la mano derecha, que la dejaron moribunda.

Seguidamente, la violó, mientras le advertía que si lo denunciaba la mataría, y hasta que se hartó de abusar de la joven, a las tres de la tarde, huyó en la misma bicicleta en que había aparecido por el camino. Cabe señalar que durante las horas que la víctima soportó los machetazos y la agresión sexual , ni siquiera pasó un alma para socorrerla.

Fortaleza para salvar su vida
Ensangrentada y casi desfalleciendo, la jovencita pudo caminar y llegó a la casa de don Mauricio Flores Escorcia, donde apenas pudo decirle que avisara a su abuelito.

Según la capitana Rita Matus, jefa de relaciones públicas de la Policía en el departamento, la familia trasladó a la joven hacia el Hospital “Luis Felipe Moncada”, de Juigalpa, donde inmediatamente la remitieron al Regional de Juigalpa, y ante el estado delicado fue llevada al “Lenín Fonseca”, de Managua.

Mientras, la Policía montaba un operativo para dar con el violador, con el apoyo de familiares; ese mismo día, a eso de las siete de la noche, José Vladimir Orozco fue capturado cuando intentaba huir por el puesto fronterizo de Las Tablillas.

La Policía lo remitió al Ministerio Público, acusado por violación seguido de lesiones graves, informó la jefa policial.