•  |
  •  |
  • END

MASAYA
Una venganza podría ser el móvil del crimen perpetrado contra el vigilante Franklin Enrique Martínez Escobar, de 28 años, según los familiares de su joven viuda, María Elena Pavón.

Gladys Pavón, tía de María Elena, reveló a EL NUEVO DIARIO que dos hombres habitantes del barrio “Gonzalo Martínez”, de Masaya, donde habitaba la víctima, son los principales sospechosos de haber matado al marido de su sobrina.

El cuerpo de Martínez fue encontrado con dos impactos de bala en la cabeza la madrugada del jueves, del kilómetro 21 de la carretera Managua- Masaya, 800 metros al norte, en la comarca Bella Vista, jurisdicción de Masaya.

Además de los dos impactos de bala, Martínez tenía un golpe en la base del cráneo, el cual le fue propinado con un objeto contundente que podría ser un tubo o bien un palo, manifestó Gladys Pavón.

Según la tía de la viuda, Martínez tenía diferencias con unos vecinos porque supuestamente éstos le faltaron el respeto a su esposa meses atrás, lo que derivó en una discusión entre los hombres que se convirtieron en enemigos.

El último viaje

De acuerdo al testimonio de un testigo clave, el martes por la noche un motociclista le informó a Franklin Martínez Escobar, quien trabajaba como vigilante en una armería de Masaya, que pasarían por él para un viaje.

Como a las diez de la noche otros dos hombres a bordo de un automóvil blanco sin placas llegaron por Martínez. Uno de los hombres, el que viajaba en el asiento delantero derecho, es gordo, usaba una gorra, mientras que el chofer es de baja estatura.

Para hoy sábado las autoridades policiales de Masaya tienen previsto brindar un informe sobre el resultado de las investigaciones.

Martínez deja en la orfandad a dos niños, y su compañera de vida de 17 años queda con seis meses de embarazo.