Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Sicario culpable por unanimidad
Por unanimidad, los miembros de un Tribunal de Jurados declararon culpable a Ricardo Loáisiga Monge, de 20 años, alias “El Chupi”, por haber inducido el asesinato de Ofilio Antonio Cerda Calero.

La noche del 31 de enero de este año, la víctima salió de su casa ubicada en el barrio “Jorge Dimitrov”, para ir a comprar enchiladas, momento en que fue interceptado por la pandilla de “Los Galanes”, cuyos miembros andaban armados de fusiles AK. “El Chupi” dijo: “Matalo, matalo”, y uno de los sujetos disparó una ráfaga contra la víctima, quien falleció a consecuencia de 17 impactos de bala que le destruyeron varios órganos. La abogada Claudia Ruedas les pidió a los jurados que declararan no culpable a Loáisiga porque los dos amigos que acompañaban a Cerda a la hora del crimen, Odel Bladimir Barahona y Eliécer Garay, no llegaron a declarar, pero los familiares del finado informaron que eso ocurrió porque fueron amenazados. Empero, la fiscal Blanca Rosa Calero logró probar la culpabilidad de “El Chupi”, para quien la Fiscalía pidió la pena mínima de 15 años de prisión (la máxima son 20), solicitud a la que se allanó la abogada defensora.

El juez Noveno Penal de Juicios de Managua, Edgard Altamirano, adelantó que notificará la sentencia en el término establecido por la ley.

Segundo juicio para “El Chupi”
Un mal día fue ayer para Ricardo Antonio Loáisiga Monge, porque después de haber sido inculpado en el Juzgado Noveno Penal de Juicios por haber inducido un asesinato, fue trasladado al Juzgado Octavo Penal de Juicios de Managua para ser juzgado por el asesinato del ex auditor de una empresa transnacional distribuidora de pan y otros productos, Denis Francisco Molina, de 36 años, quien falleció el seis de febrero de 2009 a consecuencia del disparo que aparentemente “El Chupi” le hizo en la cabeza por detrás, por encargo de Ernesto Ascencio López Mayorga, de 25 años, quien pagó 300 dólares por el crimen.

El acusado renunció al juicio con jurado, por lo que el juez Tomás Eduardo Cortés tuvo que despachar a los 12 candidatos a jurado que habían comparecido al juicio que se convirtió así en un juicio técnico.

El mismo arrancó con los lineamientos de las partes en proceso: el fiscal Enrique Sándigo señaló que tiene 11 testigos, entre ellos siete presenciales, para probar que Loáisiga sí cometió el crimen.

El defensor público Reynaldo Paiz por su parte dice que refutará esa prueba, porque para que su cliente sea inculpado, la Fiscalía tiene que presentar el arma usada en el asesinato, demostrar cómo fue que su cliente supuestamente huyó y dónde lo capturaron.

Valga decir que “El Chupi” tiene un tercer juicio pendiente en el juzgado Segundo Penal de Juicios por el homicidio de Everth Antonio Pérez González, ocurrido en agosto del pasado año cerca del Colegio Primero de Julio, en el barrio “Jorge Dimitrov”.

Testigos amenazados
Nicolás Antonio Paz denunció ayer ante el juez suplente Segundo Penal de Audiencias capitalino, José Galeano, que los compinches del reo René Jerónimo Solórzano Sandino llegaron a amenazar a sus amigos, por lo que solicitó al judicial que mantuviera al procesado tras las rejas, dado que la Defensoría Pública estaba pidiendo que le sustituyeran la prisión por medidas cautelares alternas. Solórzano fue remitido a juicio por lesiones gravísimas, porque el pasado cinco de julio, en compañía de cinco desconocidos interceptó la mototaxi en la que viajaba Paz, agredió al conductor y luego, cuando éste se fue del lugar de los hechos, en la Zona Seis de Ciudad Sandino, macheteó a Paz, cercenándole un dedo de la mano derecha, además le provocó una herida de 16.5 centímetros de largo. La incapacidad del joven es permanente a consecuencia de la lesión.