• |
  • |
  • END

Doña Blanca Miranda aún recuerda las últimas palabras que le dijera su hijo, Noel Miranda López, de 42 años.

“Me dijo que íbamos a ir a cortar café, que yo sólo los acompañara para que no me quedara solita”, narró con voz entrecortada y entre lágrimas.

Noel pereció la noche del viernes cuando regresaba a su casa junto a su hermano Evert. Ambos fueron impactados por un conductor que se dio a la fuga.

Los hermanos Miranda López fueron trasladados al Hospital “Lenín Fonseca”, pero Noel se rindió a la muerte horas más tarde. “Mi otro hijo está todo quebrado”, dijo doña Blanca.

Éste se encuentra en el hospital con fracturas y lesiones en todo su cuerpo, y su madre no ha podido visitarlo, pues no tiene dinero para trasladarse, ya que lo poco que consiguió fue para el entierro de Noel.

“No mató a un perro”

El accidente mortal se produjo en el kilómetro 21 de la Carretera Sur, a las siete y media de la noche del viernes.

Los hermanos andaban buscando aluminio para luego venderlo y llevar algo de dinero a la casa.

“Ahora me quedo sola, pues Noel vivía conmigo. Ese hombre que los mató debe responder por lo que hizo. No son perros los que dejó tirados en el camino, eran mis hijos”, reaccionó la indignada madre, quien afirmó que en la vida todo se sabe y para Dios nada esta oculto.

“Dios me va a ayudar para que encuentren y castiguen a quien me causó el mayor dolor de mi vida”, dijo acongojada doña Blanca.

La mañana de ayer, sus familiares dieron cristiana sepultura a Noel Miranda López en el cementerio de Chiquilistagua. Él vivía en el kilómetro 15 y medio de la Carretera Sur, en la comarca Monte Verde, en el lugar conocido como La Campana.