•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Después de un agotado día de trabajo, el rivense Silvio Andrés Martínez se dirigió como todas las noches a su casa, en el barrio “Denis Sánchez”, de esta ciudad, pero este 19 de julio no pudo llegar sano y salvo, ya que en el trayecto fue víctima del actuar delincuencial de una pandilla que le propinó una brutal golpiza para robarle.

Producto de la tunda, Silvio Andrés, de 32 años, fue a dar al hospital de Rivas, donde recuperó su lucidez. Este joven, que es trillizo, narró que trabaja en una pizzería de esta ciudad, y que el domingo, al salir del trabajo, después de las diez de la noche, se dirigió en su bicicleta a su casa, pero al pasar por la entrada del barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, lo interceptó un grupo de más de diez sujetos, que a garrotazos lo bajaron del velocípedo para robarle explicó.

Según Silvio Andrés, él gritaba que no lo mataran y que se llevaran lo que quisieran, y mientras le daban garrotazos, lo despojaban de mil córdobas, de la camisa, de sus zapatos, de una bomba para echar aire y de la bicicleta.

Agregó que, aturdido de tantos golpes, llegó a como pudo a la puerta de su casa, la cual estaba a escasas cuadras de donde fue agredido y asaltado.

Al llegar, su compañera de vida le abrió la puerta e inmediatamente se desmayó, y sólo recupero el conocimiento en el hospital, donde permanece con un enorme hematoma en el ojo derecho y una herida en la cabeza, que ameritó 13 puntadas.

Vende eskimos asaltados

Algo similar les ocurrió a dos vendedores de Eskimo, ya que en lugar de llegar a sus hogares con algo de dinero fueron a dar al hospital, lesionados y “sin plata”, porque también fueron víctimas de la delincuencia que se ha incrementado en el departamento de Rivas.

En este caso, las víctimas fueron Germán Cruz Rayo González, de 54 años, y Faustino Matamoros, quienes desde hace varios años se ganan la vida como vendedores ambulantes de paletas, y el 18 de julio --junto a un colega-- se trasladaron de Rivas al municipio de Potosí, a ofrecer helados con sus respectivos carritos.

Pero según Rayo González, cuando regresaban a la ciudad de Rivas fueron interceptados a las tres de la tarde en el sector de Las Cuatro Esquinas por tres sujetos, que sin lástima alguna los agredieron físicamente para despojarlos de la venta.

“A Faustino lo despojaron de 600 córdobas y de un radio, y a mí, de 300 córdobas”, explicó Rayo González, quien permanece en el hospital de Rivas, con el brazo izquierdo enyesado, ya que por los golpes que recibió resultó con fracturas. Agregó que uno de los autores del robo y la lesión es un sujeto conocido como “Chepe Huevo”, y pide a los abogados y a los jueces que no favorezcan a este tipo de sujetos cuando la Policía los arreste, “ya que usualmente esto es lo que está sucediendo”, comentó el humilde vendedor, tras agregar que ellos ni siquiera gozan de un seguro ni de ningún otro beneficio laboral, por lo que pidió que también revisen la situación de los vendedores de helados.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus