Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Haber cambiado de bar le costó la vida al rivense Leonel Martín Cortés Parrales, de 40 años, ya que con su amigo, Gregorio Ruiz, optó por retirarse del establecimiento donde ingerían cervezas y se trasladaron al Bar Bienvenido, ubicado en la zona oeste del mercado de Rivas, donde la víctima ni siquiera pudo probar una “amarga”, ya que segundos después de ingresar un sujeto en estado de ebriedad le propinó dos estocadas fatales.

El suceso ocurrió minutos después de las diez de la noche del lunes, y según el propietario del local, Julio Abarca, estaba por cerrar el negocio cuando se presentaron Cortés Parrales y Ruiz, quienes se sentaron en la primera mesa del bar.

Los parroquianos se disponían a tomar la primera cerveza cuando un sujeto que estaba en otra mesa se levantó y le propinó un botellazo en la cabeza a Ruiz.

Aturdido por el botellazo, Ruiz buscó cómo refugiarse en la parte interna del bar, mientras sangraba del rostro. En tanto Cortés Parrales trató de intervenir por su amigo, pero en el intento el endemoniado sujeto sacó un cuchillo y le propinó dos estocadas en el tórax. La letal fue la que le atinó en la tetilla izquierda, ya que le perforó el corazón.

Herido de gravedad, Cortés Parrales cayó sobre un charco de sangre y falleció en cuestión de segundos. Por su parte, la Policía se presentó a la escena del crimen y logró detener a Ezequiel Castillo Martínez como sospechoso del homicidio.

Según Abarca, este sujeto se encontraba en compañía de otras cuatro personas y al parecer confundió a Ruiz con un enemigo.

Cortés Parrales se ganaba la vida realizando viajes en su camión y habitaba de la terminal de buses del barrio La Puebla, 400 metros al sur. Ayer, sus familiares y amigos le dieron cristiana sepultura en horas de la tarde.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus